Indigna a documentalistas la desaparición de fideicomisos en el cine

Indigna a documentalistas la desaparición de fideicomisos en el cine
 Como una tragedia para el cine mexicano, provocada por la burocracia política que no entiende la cultura, fue calificada la decisión federal de quitar fondos y reducir presupuestos a la producción de películas nacionales.
Esta mañana documentalistas nominados al Ariel, premio anual que otorga la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, reprobaron las actitudes gubernamentales hacia el sector cultural.
Apenas la semana pasada la Secretaría de Hacienda propuso reducir más de 60 millones de pesos al sector cine, siendo el más afectado el Imcine, al que se le quitarían más de 40 millones.
Esto se suma a la desaparición del Foprocine, fondo que apoyaba varios documentales y la casi extinción del Fidecine, responsable de apoyar filmes de corte comercial.
En mayo Mario Delgado, coordinador de la fracción Morena en la Cámara de Diputados se comprometió a respetar al Fidecine, además de incrementar recursos, pero la semana pasada dijo que las cosas habían cambiado y se iba a revisar.
"Es una tragedia, el Foprocine ya desapareció y del Fidecine ya no sabemos si se va a quedar o no, a veces siento que es perverso lo que está sucediendo porque se quedan en acuerdos que parecían se iban a cumplir y luego resulta que siempre no", dijo Marcela Arteaga, directora de "El guardián de la memoria".
"Estaríamos dispuestos a apretarnos el cinturón si hay que hacerlo, si hay una política cultural que nos convenza, pero es un camino que al menos yo, no veo claro", abundó.
Acelo Ruiz Villanueva, realizador de "Oblatos, el vuelo que surcó la noche", que aborda el caso de un grupo de guerrilleros que intentan fugarse de una cárcel de alta seguridad, consideró decepcionante al actual gobierno.
"Muchos compañeros lo respaldaron en un primer momento y es un gobierno con claroscuros; una de las características que tiene es que se autodenomina antineoliberal, pero no se puede ser así si no se tiene la soberanía, la libertad y la cultura es eso; no están viendo el panorama completo", opinó.
Nuria Ibáñez, realizadora de "Una corriente salvaje", sobre dos hombres únicos habitantes en una isla, recordó que la producción no pudo haberse hecho sin el Foprocine, ya desaparecido.
"Ahora la sensación es de vértigo, de tragedia, de cómo seguir contando estas historias, de indagar, mostrar sin un mínimo de apoyos por parte del Estado, los caminos se vislumbran tétricos", externó.
Y Diego Enrique Osorno, director de "Vaquero del mediodía", que gira sobre la desaparición del poeta Samuel Noyola, consideró que hay falta de imaginación política en las burocracias. No ven, indicó, los problemas de producció y distribución existentes.
"Es algo triste y que indigna, el que no encuentren el rezago del cine y el documental, es angustiante", subrayó.
Los cuatro, junto con el estadounidense Luke Lorentzen (Familia de medianoche) buscarán el Ariel en una ceremonia virtual que se realizará el próximo 27 de septiembre.