Roberto Gómez Fernández, una vida entre los pasillos de Televisa

Roberto Gómez Fernández, una vida entre los pasillos de Televisa
Roberto Gómez Fernández tenía seis años cuando pisó por vez primera Televisa, que fue su casa por cinco décadas.
Era 1970 y su padre comenzaba transmisiones del programa Chespirito, que contenía squetches de "El Chapulín Colorado" y, meses después, se incorporarían los de "El Chavo del Ocho".
En 1973 los personajes ya contaban con su propio programa, transmitido a toda Latinoamérica y Gómez Fernández, aún en la educación primaria, no sabía del todo lo que eso significaba.
Pero entonces comenzó el rodaje de "El Chanfle", a finales de esa década, y su presencia se hizo más fuerte entre técnicos de la empresa.
La cinta tenía como protagonista al equipo de futbol América, amor heredado por su padre y que luego lo ha reflejado en su cuenta de Twitter donde se identifica con el sobrenombre de Águila.
"Iba a la filmación hasta que me enfermé de varicela; iba sobre todo a los días en que se filmaba futbol, pero no pude ir cuando está la secuencia donde El Chanfle mete muchos goles y lo recuerdo con mucho dolor", dijo en alguna ocasión.
A los 19 años fue editor del programa Chespirito y poco después recibió la oportunidad de dirigir "María de nadie", una telenovela producida por Florinda Meza.
Ya en el presente siglo se convirtió en el responsable de producciones juveniles, iniciando con "Locura de amor", que llegó a los 40 puntos de rating, superando ese año a otras historias como "Siempre te amaré" y "Ramona".
El juego de la vida, su siguiente historia, bordeó los 35 puntos de rating y la tercera, "Clap", no le fue tan bien, bajando de los 30 puntos en la medida.
De 2006 a 2018 realizó seis telenovelas más, la última "La jefa del campeón", en 2018, que Televisa le encargó tres meses antes para poder estar ad hoc del Mundial de Futbol.
Desde 2005 comenzó a fraguar la serie animada de "El Chavo del Ocho", a la que se sumaría diez años después la versión en el mismo género de El Chapulín Colorado, que además está en proceso de largometraje el cual contará los orígenes del héroe de las antenitas de vinil y el chipote chillón.
Hace dos años Gómez Fernández estuvo en controversia mediática por su separación con Televisa, que varias veces explicó era algo que ayudaba a todos.
"Sigo en la empresa, independiente, manejo todo lo que tiene que ver con los personajes de mi padre y los derechos de transmisión. Les queda poco tiempo para su vencimiento, pero seguramente nos estaremos poniendo de acuerdo pronto Televisa y nosotros", dijo en septiembre del año pasado.
Hace un mes, El Chavo y El Chapulín Colorado dejaron de transmitirse en el orbe, menos México. Gómez Fernández, de 56 años, dijo que llegado el momento se hablaría del asunto, esperando las negociaciones.
Hoy la relación de cinco décadas, se acabó.