Ballenas francas "bajan la voz" para proteger a sus crías

Ballenas francas "bajan la voz" para proteger a sus crías

Al parecer las ballenas francas en el Atlántico Norte adoptan una comunicación más discreta con sus bebés como estrategia para protegerlos de depredadores como orcas y tiburones, según un estudio realizado por investigadores estadounidenses.

La investigación publicada en la revista británica especializada Biology Letters, de The Royal Society, revela que las madres de esta especie amenazada emiten señales sonoras más débiles cuando nacen sus bebés que las hembras en gestación, lo cual es un comportamiento de protección.

"Las ballenas francas usan el ocultamiento acústico cuando sus bebés son más vulnerables a la depredación", aseguran los científicos del Departamento de Biología en la Universidad Syracuse, Nueva York, y de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con sus observaciones, las señales de menor amplitud podrían minimizar el riesgo de ser detectadas por los depredadores, al tiempo que permiten una comunicación suave entre madre e hijo.

Las señales más débiles serían detectables en un radio aproximado de 100 metros, mientras que las más fuertes o normales son a un kilómetro, refieren los investigadores.

"Nuestros resultados muestran que las ballenas madres y sus hijos tienen un fuerte cambio en el uso del repertorio, reduciendo significativamente el número de señales de comunicación de larga distancia", afirman.

Las ballenas francas en el Atlántico Norte están consideradas en peligro de extinción, ya que su población total es de alrededor de 500 individuos, pero la tasa de mortalidad es muy alta entre los bebés debido a los depredadores, principalmente las orcas.