"¡Bendita chamba!": arqueólogo comparte ofrenda de jaguar enterrado en Templo Mayor

¡Bendita chamba!: arqueólogo comparte ofrenda de jaguar enterrado en Templo Mayor
Foto: Leonardo López Luján

El arqueólogo Leonardo López Luján, titular del Proyecto Templo Mayor, compartió en su cuenta de Twitter una imagen sobre la exploración de la ofrenda 178, encontrada en 2019.

"¡Bendita chamba! Seguimos excavando la ofrenda 178 del Templo Mayor. Se ve el esqueleto de un jaguar, así como miles de conchas y cientos de estrellas de mar y corales. La exploración está a cargo de Tomás Cruz (quien estuvo al borde de la muerte por Covid) y Miguel Ángel Báez", escribió.

En un segundo tuit, detalló: "¡Un jaguar oceánico! El jaguar es el depredador relacionado con el inframundo, femenino, acuático, oscuro y de fertilidad absoluta. Es antítesis del águila real, depredador celeste, masculino, seco y diáfano...".

En 2019, el López Lujan dio cuenta a la revista "National Geographic" que se encontraban trabajando en el centro del Cuauhxicalco, en donde habían descubierto dos espacios cuadrangulares con ofrendas de los aztecas.

Uno de ellos contenía el esqueleto de un jaguar adulto del sexo femenino, "engalanado como un guerrero; y el espacio más pequeño contenía miles de conchas y caracoles, además de barras de copal, una resina aromática que se usaba como incienso".

Debido a la pandemia los trabajos de campo se tuvieron que pausar, tiempo que permitió a los investigadores del PTM hacer investigación en gabinete. 

Ofrenda de Templo Mayor podría ser la tumba de un emperador azteca

En 2019 se reportó que el jaguar estaba ricamente adornado y vestido como un guerrero, entonces, para los arqueólogos, podría ser el preámbulo de un hallazgo todavía grande aún: la tumba de un emperador azteca.

Las ofrendas fueron depositadas por los sacerdotes aztecas hace más de cinco siglos en una plataforma circular y ritual, una vez ubicada frente al templo, donde los primeros relatos históricos describen el lugar de descanso final de los reyes aztecas.

La ofrenda de jaguar, que se encuentra en una gran caja rectangular de piedra que habría sido el centro de la plataforma circular, despertó una emoción particular. 

En ese momento sólo se había excavado una décima parte del contenido de la caja. Ahora se han retomado las exploraciones.