Alemania descubre el Picasso tardío

A través de la colección de Jacqueline

Alemania descubre el Picasso tardío

Potsdam.-El Museo Barberini de Potsdam abre este día una exposición volcada en la fase tardía de Picasso, procedente de la colección de Jacqueline, su última esposa, y que incluye obra hasta ahora poco conocida del genio, además de once inéditos.

"Puede que ustedes piensen que ya conocen estas obras. Pero seguramente no las vieron juntas ni en original, sino en catálogos o fotografías", afirmó Ortrud Westheider, directora de ese museo, inaugurado en 2017 en el corazón de Potsdam, ciudad vecina a Berlín.

La muestra del Barberini está integrada por 136 obras, muchas de las cuales nunca se expusieron en Alemania -pese a que en el país hay dos museos dedicados a Picasso, uno en Münster y otro en Berlín, el Berggruen-.

"En Alemania no se conoce suficientemente esa etapa final de la producción del artista. Ni en Alemania ni en buena parte de Europa", comentó por su parte el comisario de la muestra, Bernardo Laniado-Romero, quien dirigió los museos Picasso de Barcelona y de Málaga.

PRODUCCIONES DEL GENIO

La exposición abarca las dos últimas décadas de producción del genio, quien trabajó hasta prácticamente su muerte, en 1973, combinadas con fotografías del pintor, en su taller o en su casa del sur de Francia -la villa La Californie-, solo o con su esposa.

Incluye pinturas, dibujos, esculturas y cerámicas, procedentes de la colección de Jacqueline, la mayorías de las cuales han sido cedidas por la hija de esta, Catherine Hutin.

Hay once obras nunca expuestas anteriormente. "Aunque parezca imposible en un genio tan universal, con una obra que se ha expuesto en todas parte del mundo, sigue habiendo Picassos inéditos", comentó Laniado-Romero, mientras recorría el Barberini para la presentación ante los medios, previa a la inauguración del viernes.

RETRATOS

Mucho menos presente es Catherine Hutin, de quien se expone un retrato siendo una niña y otro ya en la adolescencia, que tiene previsto asistir a la inauguración, este viernes. "Catherine solía pasar las vacaciones en la villa La Californie, junto con algunos de los hijos del pintor", explicó Laniado-Romero, preguntado por la relación entre el genio y la hija de 

su mujer.

Se trata de una exposición de obra tardía, que permite sin embargo asistir a sucesivos "retornos" de Picasso a fases pictóricas anteriores, lo que el comisario califica de una suerte de "metamorfosis artística permanente".

El Barberini abrió sus puertas hace dos años y se ha consolidado en este corto plazo de tiempo como una de las salas de programación más ambiciosa de Potsdam, capital del "Land" de Brandeburgo y con el conjunto monumental del palacio de Sanssouci como principal foco de atención turística.

La inauguración, a la que asistió la canciller Angela Merkel, fue posible por iniciativa del empresario y mecenas alemán Hasso Plattner, tras la reconstrucción de lo que fue un palacio barroco erigido por el emperador Federico II entre 1771 y 1772, destruido por los bombardeos de la II Guerra Mundial.