Art Basel Miami, un banquete artístico aderezado de espectáculo y trasnoche

Art Basel Miami, un banquete artístico aderezado de espectáculo y trasnoche

MIAMI (EFE).- Yates y automóviles de lujo, el desfile de famosos, vividores y coleccionistas millonarios: nada escapa estos días en Miami al embrujo del banquete artístico y espectáculo de la feria Art Basel, que abre este jueves sus puertas al público general. 

Son muchos los rostros conocidos que aterrizan esta semana en Miami para curiosear por las galerías y secciones de la feria, adquirir alguna pieza y, no en menor medida, dejarse ver en las numerosas fiestas exclusivas que tienen lugar en los grandes hoteles y clubes de la ciudad. 

Fiestas nocturnas y celebraciones como el homenaje este miércoles de la firma Louis Vuitton al fallecido director creativo de su línea masculina, Virgil Abloh, un acto por todo lo alto que no se perdieron "celebrities" escaparate como Kim Kardasian y cantantes como Maluma o Kanye West. 

Hace ya tiempo y ediciones que Art Basel Miami Beach dejó de ser solo una cita artística que nutre la primera semana de diciembre a una constelación frenética de ferias satélites.  

Tras su ausencia en 2020 por la pandemia, emerge este año el certamen con renovado vigor aderezado con el confeti de los famosos, las fiestas y trasnoches de los que uno se entera al día siguiente por los medios. 

ARTE, GOCE DE LA VIDA Y VOLUNTAD DE RESISTENCIA 

 Famosos y millonarios que la pujante infantería que visita la feria intuye a partir de los coches que acceden silenciosos a la entrada principal del Centro de Convenciones de Miami Beach: Bentleys, Porsches, Range Rovers, Cadillacs, Audis y así. 

Un inventario de objetos de deseo que incluye los primorosos yates y superyates atracados en la soleada dársena contigua al pabellón FTX Arena, frente a la Bahía de Biscayne, sede del equipo de baloncesto de la NBA Miami Heat.  

La atmósfera que reina en Art Basel Miami Beach desde su arranque este lunes es de marcado optimismo. Y es que el mundo del arte es una aventura emocional, intelectual y económica que se desvanece sin la parte presencial de las galerías, la visita al espacio de una exposición y, en el caso de Miami, su constelación de fiestas y ferias satélites. 

La cita invita al goce de la vida y el arte y a la voluntad de resistencia en el gesto, como así lo subrayó el director global de Art Basel, Marc Spiegler, en la presentación este martes a los medios e invitados de esta nueva edición. 

Spiegler apeló al asombro para explicar la celebración de este año, ante el cúmulo de dificultades y obstáculos en el camino, y calificó de histórica la presencia de un total de 253 galerías de todo el mundo y de voces artísticas de países africanos por primera vez. 

Pese a la incertidumbre que la pandemia contagia, lo relevante no es tanto la previsible caída de visitantes (hasta un 30 %), como la gran calidad de la obra exhibida y el entusiasmo que se palpa en el ambiente, dijo Spiegler a Efe. 

PROPUESTAS HETERODOXAS Y MEDIÁTICAS  

Entusiasmo y ventas en el estreno de la feria, que contabilizó la venta por 4 millones de dólares de un Banksy: el cuadro titulado "Charlie Brown", en el que el pinta al popular personaje con un cigarrillo en la boca y una bidón de gasolina en una mano. 

Otra propuesta heterodoxa y mediática en esta Semana de Arte es la degustación de la "taza de café más cara del mundo", que cuesta mil dólares e incluye una obra del artista "Coolman Coffeedan" y una libra de "sidra", una variedad cafetalera única. 

Sin salir del renglón del delirio barroco, la escenógrafa británica Es Devlin presenta hoy en el Jungle Plaza una suerte de monumental dédalo laberíntico, "Five Echoes", bajo encargo del icónico perfume Nº5 de Chanel, una experiencia que pondrá a prueba los dotes de orientación de los visitantes inmersos en un cerrado bosque de árboles, luz y olores.