Artistas de Rio decaen en el exilio en línea

Artistas de Rio decaen en el exilio en línea

  La voz de soprano de Georgia Szpilman resuena maravillosamente en la pequeña sala de estar del apartamento, aunque el espacio carece de la acústica de donde solía cantar su coro: el majestuoso teatro municipal de Río de Janeiro, que ha estado cerrado durante más de un año debido a la pandemia.

Szpilman está entre los muchos artistas marginados por el coronavirus en la capital cultural de Brasil.

Río es la cuna de la samba y la bossa nova y el hogar de las festividades libertinas del Carnaval que fomentan los disfraces y las payasadas. Pero con los casos de coronavirus y las muertes que siguen aumentando, las salas de conciertos y los teatros permanecen cerrados. Algunos lugares, como el recinto del desfile de Carnaval, se convirtieron en centros de vacunación. 

"Falta la magia de la multitud, ese intercambio, y me siento como la mitad de mí misma", dice Szpilman. "Trato de imaginar que estoy presentándome en el escenario y sacarme esa energía del alma por el público".

Los miembros del coro, la orquesta y el ballet del teatro municipal son técnicamente servidores públicos y han seguido recibiendo sus salarios del gobierno del estado de Río mientras actúan en línea.

Otros son menos afortunados, como Regina Oliveira, payasa y trapecista que forma parte del grupo Teatro de Anonimo.

Oliveira ha transformado su apartamento en el bohemio barrio de Santa Teresa en un pequeño estudio para clases y actuaciones. Con una nariz roja brillante y medias a rayas, se balancea desde el techo y hace un esfuerzo por entretener.

"Todo se volvió virtual, porque la gente imaginaba que la pandemia acabaría. Pero la pandemia no terminó, y empeoró", dice. "Percibo que, a medida que pasa el tiempo, el público se está cansando de una relación tan virtual".

El año pasado, el Congreso de Brasil aprobó un fondo de emergencia de 3.000 millones de reales (527 millones de dólares) para los artistas, así como para mantener recintos culturales y pequeñas compañías de espectáculos que se vieron obligadas a suspender sus actividades. La ley recibió su nombre del compositor Aldir Blanc, conocido por su canción "The Drunkard and the Tightrope Walker", quien murió el año pasado de COVID-19. Durante la dictadura militar, la canción se convirtió en un himno en defensa de los exiliados políticos, muchos de ellos artistas.

Raquel Potí, instructora de zancos, fue la directora creativa de un espectáculo en línea financiado con fondos de la ley Aldir Blanc y llamado "Gigantes sonhadores" (Gigantes soñadores). Artistas disfrazados se pavoneaban sobre pilotes mientras otros tocaban tambores e instrumentos de viento para recrear la magia del Carnaval. Aun así, tuvo que mudarse de vuelta con sus padres durante la pandemia y ha estado usando sus ahorros.

Otra estrella del teatro municipal, la bailarina Claudia Mota, también está varada en casa.

El piso de su sala no es apto para la técnica de puntas y usa la baranda de la escalera como barra de ballet para calentar. Sin embargo, está limitada en la forma en que puede entrenar su cuerpo, al que llama "mi material de trabajo".

"Cuando regrese, necesitaré tiempo para reestructurarme", dice Mota. "Será poquito a poco, porque el cuerpo está dormido".