Designan siete tesoros patrimoniales en el estado de Zacatecas

Designan siete tesoros patrimoniales en el estado de Zacatecas

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).- Siete lugares ubicados en el estado de Zacatecas consiguieron este miércoles introducirse en la "Lista Representativa de los Tesoros del Patrimonio Cultural del Mundo".


Esta lista la elabora el Bureau Internacional de Capitales Culturales, quien también otorga el reconocimiento cultural "Capital Americana de la Cultura", quien añadió en su ranking siete de las 25 candidaturas que había presentado este estado mexicano.

La Catedral Basílica, las callejoneadas, el Cerro de la Bufa, la iluminación escénica del Centro Histórico de Zacatecas, el Santuario de Platero, la zona arqueológica de la Quemada y el Museo Pedro Coronel fueron los elementos seleccionados por el organismo.

El veredicto del Bureau se obtuvo, según un comunicado del propio organismo, gracias a la campaña llevada a cabo por Zacatecas para "promover y divulgar el patrimonio cultural del estado de una manera didáctica, pedagógica y lúdica, y motivar las visitas a los lugares seleccionado".

Con esto también buscan incentivar el turismo a la vez que conseguir que también los zacatecanos conozcan en profundidad su patrimonio cultural.

Entre algunos de los tesoros declarados patrimonio por este organismo, sobresale la Catedral Basílica, que es uno de los templos más representativo del barroco churrigueresco o estilo novohispano de México, y fue construida entre 1729 y 1772 y declarada catedral en 1862 por el Papa Pío IX.

También las callejoneadas son paseos por las calles principales del centro de la ciudad acompañados con música de tambores y en los que el visitante puede degustar mezcal regional que un burro transporta durante la caminata.

Y el cerro de la Bufa es relevante por ser una formación rocosa en el centro histórico de la ciudad, pero también por su historia, ya que fue el lugar a donde llegó el primer explorador español y los cuatro principales fundadores de Zacatecas: Juan de Tolosa, Cristóbal de Oñate, Diego de Ibarra y Baltazar Temiño de Bañuelos.