El agua vuelve a correr en la Fuente de las Peltas, en el Palatino romano

El agua vuelve a correr en la Fuente de las Peltas, en el Palatino romano

Roma, 8 sep (EFE).- El agua ha vuelto este miércoles a la Fuente de las Peltas, en el patio del mismo nombre, por el que paseaba antiguamente la corte imperial en su residencia de la colina romana del Palatino, y que ahora vuelve a ser un lugar de "refresco" gracias a una instalación que rinde homenaje a la estructura original.

Los restos antiguos de la fuente, inactiva desde la época antigua, han sido rodeados por pilones de acero que contienen el agua y permiten mantener la estructura original intacta, explicó hoy la arquitecta Gabriella Strano, artífice del proyecto, durante su presentación, en la que también participaron el geólogo Mario Tozzi y la directora del Parque Arqueológico del Coliseo, Alfonsina Russo.

"El proyecto nace de la necesidad de volver a vivir y sentir el sonido del agua en el interior de un sitio donde había estado. No solo es el encanto, sino también el refresco", apuntó Strano, que rememoró el tiempo en el que este lugar acogía el descanso de los emperadores.

Decenas de diminutos chorros de agua llenan esta estructura cuadrangular, situada entre el estadio y las estancias privadas de la "Domus Augustana", el colosal palacio que habitaban los emperadores, en el interior de un peristilo antiguamente porticado y que se encuentra en un nivel inferior a la parte visitable del Palatino aunque visible desde lo alto.

"El tiempo corre incesantemente como el agua", quiere decir el nombre en latín de la nueva instalación, "Instar aquae tempus", que rinde homenaje al diseño de la fuente original, compuesta por cuatro islas en forma de peltas, los escudos que usaban las amazonas, las antiguas mujeres guerreras.

Así, cada una de las cuatro esquinas de la Fuente de las Peltas está decorada por una estatua minimalista inspirada en la silueta de la "Amazona herida" (siglo V a.C.) del escultor griego Fidias.

La instalación de agua reciclada se enmarca dentro del proyecto "Parco Green", un compromiso del Parque Arqueológico del Coliseo con el medioambiente, detalló Russo.

"Cuando vemos el agua, el primer sentimiento que deberíamos tener es respeto, y por tanto, cuidado. Deberíamos mirarla de otro modo, recordando cómo la miraban los antiguos", expuso el geólogo Tozzi, que abogó por el ahorro y el uso consciente del agua, frente al trato actual "como una mercancía".