"El paraíso de las ratas" presenta una alegoría sobre la corrupción


"Retratar el sistema corrupto no como algo de las altas esferas, sino que es toda la cloaca y es todo el sistema que es corrupto", es el objetivo de "El paraíso de las ratas" (Sexto Piso), aseguró el escritor Luigi Amara en la presentación que se llevó a cabo en la Feria Internacional del Libro (FIL) del Palacio de Minería.
Tanto a Amara como al monero "Trino" (quien no acudió al evento) les interesaba reflejar el problema en que está inmersa la sociedad mexicana, por lo que optaron por representar esta imagen a través de las ratas, las cuales viven en las alcantarillas y se enfrentan a los problemas que conlleva la corrupción en todos los niveles. "El mayor desafío del libro fue no intentar ocultarle a los lectores más jóvenes la realidad en la que viven, sino retratarla con crudeza", refirió Amara.
"(La corrupción) nos ha llevado a una serie de comportamientos que en el fondo son antisociales, y ese problema tan complejo lo quisimos retratar con las ratas porque nos gustaba la idea que se dijeran así mismas lo ratas que son", dijo el escritor.
"El libro comienza con la desaparición de unas ratas en el seno de una familia, y eso es precisamente lo que muchas familias en México viven", menciona el escritor sobre la trama principal. La historia plasma que incluso aquellas personas que quieren salir de la "cloaca" deben incurrir en prácticas corruptas para conseguirlo, ya que no existe otra forma dentro del sistema.
El texto utiliza el lenguaje ambiguo que usan los mexicanos, el cual no dice las cosas de forma directa y se presta a la interpretación. A su vez es manejado con gracia por medio de las ilustraciones de Trino. "Queríamos que tuviera crudeza y que no fuera a generarle pesadillas a los niños, y por eso era necesario cierto grado de humor. De ahí la decisión de hacer el libro con 'Trino'", agregó el autor.
Aunque el libro parece pensado para un público infantil, Amara dijo que todo público puede acercarse a él, pues los niños pueden mirarlo a manera de una fábula y los adultos a modo de novela gráfica.
El músico Fernando Rivera Calderón completó la mesa y habló de la importancia del libro para reflejar la idea popular de que "el que no tranza no avanza", por toda la industria de la corrupción que se ha generado.