"Elegías a la patria", una crítica de Ayad Akhtar a la egolatría de EEUU

Elegías a la patria, una crítica de Ayad Akhtar a la egolatría de EEUU
Ayad Akhtar / Foto: EFE

NUEVA YORK (EFE).- "Reconozco que Trump es mi musa espiritual en este libro", cuenta el premio Pulitzer Ayad Akhtar en los primeros minutos de una entrevista con Efe, en la que desgrana la intención detrás de su nueva obra, "Elegías a la patria", con la que lanza una dura crítica contra el individualismo que dice ha pasado a dominar la sociedad y la economía de EE.UU.

"Hay tanto que ha cambiado sobre nuestra atención por las plataformas y por los dispositivos que usamos. La historia dominante, me parece, es la de la gente contándose a sí misma y contando a otros cosas sobre uno mismo, una especie de forma refractiva de narcisismo social", dice Akhtar sobre el fenómeno social que ha inspirado su obra, que salió a la venta en España esta semana. 

"Si vas a Instagram, a Twitter, o a cualquier parte en realidad, las historias son sobre mí, (...) o mira lo que me pongo o mira lo que me como. (...) Esto es lo que cada vez más sustituye cualquier espacio público, la narración de uno mismo", agrega. 

Fue de ahí, de la idea de reflejar la obsesión actual con el yo, de donde el autor estadounidense de origen paquistaní, que se llevó un Pulitzer por su obra de teatro "Disgraced" en 2013, se decide por el original formato de esta alabada obra, narrada en primera persona y que podría confundirse fácilmente con una autobiografía, puesto que el protagonista tiene su mismo nombre. Se trata, sin embargo, de una obra de ficción.

En sus páginas, Akhtar habla de la historia de una familia paquistaní musulmana que llega a EE.UU. en busca del sueño americano, analiza las razones por las que el padre del protagonista vota por el presidente Donald Trump en 2016 pese a ser uno de esos inmigrantes que quiere echar, narra el miedo con el que vivió en Nueva York después de los atentados del 11S, y cuenta sus penurias como escritor que apenas puede pagar el sinfín de facturas de sus tarjetas de crédito. 

A pesar de que el racismo de los estadounidenses contra los musulmanes está constantemente presente en la obra, el mensaje que quiere lanzar el escritor no es ese, sino otro muy distinto. 

"He sido objeto de preguntas sobre mi identidad a lo largo de mi carrera una y otra vez, y se asume constantemente que esa es mi mayor preocupación. (...) Así que decidí hacer un poco de falsa publicidad", apunta Akhtar, de 50 años, natural de Staten Island (Nueva York). 

"¿Me quieres hacer hablar sobre musulmanes? Vale, genial, hablaré de musulmanes, pero de hecho estoy hablando de EE.UU., estoy trazando un retrato sobre esa nación", asevera. 

En su relato, Akhtar consigue lanzar duras críticas contra su país natal a través de episodios que dejan entrever la obsesión de los estadounidenses con el dinero, el beneficio económico a cualquier coste humano, el odio ciego hacia otras culturas o religiones distintas a la suya, o el sistema bancario basado en la deuda que ahoga a la clase media y baja mientras aúpa a los más acaudalados. 

En otras palabras, "Elegías a la patria" es, según el autor, una forma de "hablar de esa sensación de profunda desesperación por cómo EE.UU. se ha visto completamente infestado por el individualismo, y cómo este individualismo está vaciando cualquier tipo de compromiso con el interés público". 

Akhtar confiesa que algunos episodios y personas que aparecen en la obra sí que son autobiográficos, pero se niega a revelar cuáles: "No voy a contestar a esa pregunta", dice, escudándose en que fue una de sus tácticas para el libro.

A la vez, sin embargo, expresa estupor por el hecho de que algún lector pueda haber caído en la trampa de pensar que se trata de una autobiografía, dado el carácter rocambolesco de algunos de los giros que da la historia. 

"Es impresionante la facilidad con la que se puede contar una historia a la gente y que se crean que es verdad. Hoy en día se puede decir cualquier cosa y las personas se lo toman como un hecho. De nuevo, esa es una de las cosas sobre las que quiero que se hable y se reflexione", zanja.