Escritora judía rechaza premio de un pueblo que sigue honrando a Mussolini

Escritora judía rechaza premio de un pueblo que sigue honrando a Mussolini
Edith Bruck recibió en su casa al papa Francisco en febrero pasado / Foto: EFE

ROMA, Italia (EFE).- La escritora judía italiana Edith Bruck, de 90 años y superviviente del campo de exterminio nazi de Auschwitz, rechazó una condecoración de la ciudad de Anzio (centro de Italia) después de saber que mantiene la ciudadanía honoraria al dictador fascista Benito Mussolini. 

"Lo agradezco pero no puedo aceptar el Premio por la Paz donde fermenta la nostalgia activa por la época más vergonzosa, imborrable para quienes la vivieron", escribió Bruck en una carta abierta al alcalde de Anzio, el conservador Candido De Angelis. 

Bruck, nacida en Hungría pero con nacionalidad italiana, había sido galardonada con el Premio de la Paz con el que el ayuntamiento de Anzio conmemora el desembarco de las tropas aliadas en enero de 1944, en el marco de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). 

El premio quería reconocer "su alta contribución y compromiso social" como superviviente y testigo del Holocausto y su divulgación entre las nuevas generaciones, según alegó el alcalde en un comunicado. 

Sin embargo la escritora ha decidido rechazar el galardón después de saber que en 2019 el consistorio de Anzio había rechazado homenajear a Adele Di Consiglio, judía perseguida por aquellos años y vecina de la ciudad, mientras se mantenía la distinción a Mussolini. 

"Querido alcalde, habría vuelto encantada por el Premio por la Paz a su ciudad si no hubiera sabido que se negó el reconocimiento a una correligionaria mía, Adele Di Consiglio, una mujer sola y superviviente de la barbarie nazifascista que acabó con su familia y con la mía", escribe Bruck. 

Y agrega: "Mientras que por contra fue revalidada la ciudadanía honoraria a Mussolini, quien todavía tiene muchos seguidores en su territorio y en la propia Europa, que tiene poca memoria". 

Por su parte el alcalde de Anzio lamentó su decisión que, afirmó, desprecia "a toda la ciudad", distinguida con la Medalla de Oro al Mérito Civil por el "admirable ejemplo" de su reconstrucción física y social tras los violentos combates que vivió en la guerra. 

El regidor, según recogen los medios, alegó que Mussolini tiene la ciudadanía honoraria desde 1924 y que ninguna de sus predecesores se la retiró, pese a que tres fueron comunistas, dos socialistas, uno republicano y otro de la Democracia Cristiana. 

Bruck, que ha dedicado parte de su vida a divulgar en las escuelas su experiencia, fue condecorada con la Gran Cruz del Mérito por el presidente de la República, Sergio Mattarella, y el pasado febrero recibió en su casa romana la visita del papa Francisco.