La Unesco urge a consolidar las universidades como bien público en diez años

La Unesco urge a consolidar las universidades como bien público en diez años

A-AA+

BARCELONA (EFE).- La Unesco urge a las universidades para que en la próxima década consoliden la educación superior como un "bien público", haciéndola "inclusiva y sostenible y capaz de educar en una cultura de la paz", o "la humanidad y el planeta pueden acabar enfrentándose a un abismo".

Así consta en el informe que recoge la hoja de ruta elaborada tras la celebración de la Conferencia de la Educación Superior de este organismo de Naciones Unidas, que durante 3 días reunió en la ciudad de Barcelona a más de 1,800 participantes presenciales y otros 8,000 vía internet.

En el foro se celebraron 155 sesiones, más de 120 mesas redondas y unas 80 conferencias en las que participaron unos 422 oradores para debatir cómo debe ser la educación de los próximos 10 años. 

Durante el acto de clausura este viernes, la subdirectora general de educación de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Stefania Giannini, destacó que la hoja de ruta es un "punto de partida", un documento "vivo y dinámico" y "no un resultado final", por lo que durante todo lo que queda de año y a principios de 2023 seguirá recibiendo aportaciones. 

Entre 2023 y 2026, la Unesco seguirá el progreso de la educación superior según la hoja de ruta marcada en cada región geográfica con un proceso de recogida de datos.

En 2027, se celebrará el foro "Barcelona +5" para "hacer balance, a medio plazo, de los resultados de aplicación de la hoja de ruta", afirmó Giannini y añadió que se seguirá caminando hacia el horizonte 2030, "teniendo ya en cuenta el futuro de la educación y los objetivos para 2050".

Está previsto que la IV Conferencia Mundial de Educación Superior tenga lugar en 2032.

Según Stefania Giannini, los principales cambios sobre los que deberá pivotar la universidad en la próxima década se basarán "en la cooperación y no en la competencia, en la diversidad y no en la uniformidad, en la flexbilidad y no en la enseñanza tradicional y jerárquica" y en la "apertura con alianzas en todo el mundo".

En los próximos diez años, las universidades "tienen que ser parte de la solución" de los cambios sociales y, además, "lidiar con sus propias dinámicas de movilidad en aumento, expansión en masa, una financiación difícil, equilibrar la libertad académica con la rendición de cuentas y conseguir que la tecnología esté a favor de la investigación", añadió la subdirectora. 

Todo ello, en un "cambio" llevado a cabo de manera "urgente" que "se debe fundamentar en el sentido ético" y en el que los jóvenes "deben ser actores activos", según la representante de la Unesco.