Las cinco claves que explican el legado de Francisco Toledo

Las cinco claves que explican el legado de Francisco Toledo

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).- El artista mexicano Francisco Toledo, quien murió este jueves a los 79 años, fue un destacado pintor y escultor, pero también un activista de izquierdas y un luchador de los pueblos indígenas, en especial de los zapotecas, cultura a la que pertenecía en su estado natal de Oaxaca.

Estas son las cinco claves que explican la importancia de Toledo y su legado:

¿Quién fue el artista Francisco Toledo?

Nacido el 17 de julio en Juchitán de Zaragoza, Toledo mostró señales de talento desde niño, pues a los 14 años ingresó al taller del pintor Arturo García Bustos y después, a los 17 años, al taller de grabado en la Escuela de Diseño y Artesanías del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) en Ciudad de México.

Durante más de 50 años de creación, realizó objetos entre pinturas, grabados, litografías, cerámicas y esculturas, muchos de ellos albergados en el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo y en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), fundado por él.

La mayoría de su obra fue donada al Estado mexicano en 2015.

¿Cuál fue el impacto internacional de su obra?

Gracias a su vasto legado es considerado el mayor exponente del arte plástico mexicana desde mediados del siglo XX y reconocido en Europa, Estados Unidos y América Latina por su aportación al arte.

Toledo ha exhibido en el Museo de Arte Moderno de Bogotá (Colombia), el Sofía Ímber de Caracas (Venezuela), el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (España), el Centro Cultural de México en París (Francia), el Nippon Gallery de Tokio (Japón), el Forth Worth Community Arts Center de Texas (Estados Unidos) y en la galería Whitechapel de Londres (Inglaterra), entre otros.

¿Qué visión tenía de México?

La obra del oaxaqueño se relacionó a las raíces prehispánicas, la naturaleza y las tradiciones mexicanas, además del vínculo entre las comunidades humanas y animales representativos de México, como insectos, sapos, iguanas y murciélagos.

Aunque fue considerado como miembro de la generación de "La Ruptura" (1950-1970), grupo que trasgredió los cánones de los muralistas tradicionales -Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco- Toledo fue más que nada un transgresor del, porque seguía sus propias reglas, rompiendo con los cánones del arte mexicano de su época.

¿Cuál fue su labor como activista?

Toledo también es reconocido por su activismo en la historia reciente de México en casos como la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa o los damnificados del sismo del 7 de septiembre de 2017, que afectó a su tierra natal, Juchitán de Zaragoza, donde instaló con su propio dinero 45 cocinas comunitarias.

Además mostró un gran compromiso social en defensa de las tradiciones culturales y sociales de Oaxaca, por lo que en 2002 protestó contra la apertura de un local de hamburguesas, se opuso al cultivo de transgénicos y a la construcción del Centro de Convenciones de Oaxaca en la reserva natural del Fortín, un pulmón de su estado.

¿Cuál es su legado?

El artista estableció, además del IAGO, la empresa Ediciones Toledo, el Taller de Arte Papel Oaxaca y el Centro de las Artes San Agustín.

Algunas de sus obras se exhiben en museos de arte moderno de México, Francia y Estados Unidos, además de bibliotecas y galerías en Nueva York, Londres y Oslo.