Margo Glantz profundiza en el papel de La Malinche en la historia y la identidad de los mexicanos

Margo Glantz profundiza en el papel de La Malinche en la historia y la identidad de los mexicanos

CIUDAD DE MÉXICO  (EFE).- Un profundo estudio, línea por línea, de la "Historia verdadera de la conquista de la Nueva España", del cronista Bernal Díaz del Castillo, fue la base para que la académica y escritora mexicana Margo Glantz investigara a un personaje fundamental en la conquista de México: la Malinche.

Glantz (Ciudad de México, 1930) es una de las mayores conocedoras de la Malintzin, Malinalli, Malinche o Doña Marina, figura clave hace 500 años durante la caída de México-Tenochtitlan, el 13 de agosto de 1521, y la conquista de Hernán Cortés apoyado por los indígenas que estaban en contra de los aztecas.

"En ese texto Díaz del Castillo reivindica la función que habían tenido los demás soldados en la conquista de México y la importancia de este personaje", contó Glantz en entrevista con Efe.

"Primero fue una esclava entregada como un botín de guerra, como tributo, pero que demostró que era más inteligente y capaz de entender las cosas de una manera verdaderamente impresionante", añadió.

Glantz, quien ocupó una cátedra en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para conocer el significado de lo escrito por Díaz del Castillo, coordinó el libro "La Malinche, sus padres y sus hijos" (1994) sobre el papel que la mujer ocupa en la historia, la identidad y la idiosincrasia de los mexicanos.

DIPLOMÁTICA Y TRADUCTORA

La Malinche fue una mujer náhuatl, originaria del actual estado mexicano de Veracruz. "Era muy jovencita -entre 15 y 17 años -, sabía perfectamente náhuatl y maya y en muy poco tiempo aprendió español", dijo Glantz.

Recordó que fue regalada a Cortés al pisar el nuevo territorio y posteriormente fue su traductora, su amante y la mujer que le llevó de la mano hasta la victoria sobre Moctezuma en Tenochtitlan, donde actualmente se asienta Ciudad de México.

Pero no fue sólo una traductora o lengua como le llaman en las crónicas sino que "era una diplomática que ayudó a Cortés porque era intermediaria entre el mundo indígena y el mundo español".

BERNAL, CORTÉS Y LA QUINTA CARTA

Sobre las crónicas de la conquista, Glantz explicó que investigó específicamente a Díaz del Castillo y las Cartas de relación de Hernán Cortés, pero también a otros como Bernardino de Sahagún, Bartolomé de las Casas y Francisco López de Gómara.

"El de Díaz del Castillo es un libro maravillosamente narrado e importantísimo para la historia de México (...) entre las cosas que apuntó sobresale su relación con la figura de la Malinche y por eso fui construyendo un texto que correspondía a la visión que tenía Bernal de la Malinche, personaje fundamental para Cortés", agregó.

La también novelista, ensayista y traductora recordó qué Cortes "no la menciona más que una sola vez en la Quinta Carta de relación", porque a Cortés "lo único que le interesaba era demostrar que él era quién había conquistado (...) es evidente que Cortés era un personaje muy inteligente, con una estrategia muy lógica, pero él no lo hubiera hecho sólo".

En la carta, Cortés cuenta: "Y para que creyese ser verdad, que se informase de aquella lengua que con él hablaba, que es Marina, la que yo siempre conmigo he traído, porque allí me la habían dado con otras veinte mujeres, y ella le habló y le certificó de ello, y cómo yo había ganado a México (...)".

PERSONAJE CONTROVERTIDO

Para Glantz "la Malinche es un personaje absolutamente controvertido" en la historia de México y destacó que la forma en cómo se ideologiza a un personaje ha sido recurrente a lo largo del tiempo.

"Es un personaje muy importante porque era mujer y la mujer en aquel tiempo estaba considerada como un ser accesorio tanto para los españoles como para los indígenas, pero la Malinche sobresale en todos los sentidos", expuso.

Cuando viene la independencia (1810) "es considerada como traidora y empieza a revertirse su imagen hasta más o menos 1950 dónde surge la fórmula del malinchismo como la capacidad, especie de traición, es decir, la Malinche es el símbolo de la traición".

Después, a finales del siglo XX su figura "es reivindicada por las mujeres chicanas - mexicanas que viven en Estados Unidos- que la consideran como una especie de precursora y la reivindican de una manera muy importante hasta convertirse en un personaje emblemático".

En su investigación, Glantz recordó que pudo descubrir a "la Malinche histórica, a partir de las crónicas de la conquista y no me gusta ideologizarla, porque para mí lo más importante fue destacar su papel tal y como lo refiere Díaz del Castillo y muchos de los cronistas contemporáneos a Cortés", indicó.

Glantz abrió el ciclo Vindictas históricas, que forma parte de la conmemoración de los 500 años de la caída de Tenochtitlan en el canal TV UNAM.

El programa tiene como objetivo revisar desde el presente a figuras emblemáticas de distintas épocas, como Malintzin, Isabel Moctezuma, Catalina de San Juan, Sor Juana Inés de la Cruz, La "Güera" Rodríguez, Madame Calderón de la Barca, Concha Miramón, Carmen Serdán, Antonieta Rivas Mercado y Hermila Galindo, entre otras. E