Reabre el Louvre con medidas de protección; solo aceptará pagos con tarjeta

Reabre el Louvre con medidas de protección; solo aceptará pagos con tarjeta

  El museo del Louvre reabrió sus puertas el miércoles después de varios días de cierre debido al temor de los empleados de contraer el nuevo coronavirus. El museo más visitado del mundo anunció que dejará de aceptar temporalmente el dinero en efectivo y que sólo aceptará pagos con tarjeta como parte de las nuevas medidas que ayudaron a persuadir a los empleados para regresar al trabajo.

El museo parisino donde se encuentra el cuadro "Mona Lisa" de Leonardo da Vinci y otras obras maestras estaba cerrado desde el domingo, ya que los empleados se ausentaron masivamente, temerosos de contagiarse por el alto flujo de turistas de todo el mundo. Por amplia mayoría, los trabajadores votaron el miércoles a favor de regresar al trabajo y el Louvre abrió por la tarde.

La gerencia presentó un conjunto de medidas, como una mayor distribución de gel desinfectante y rotación más frecuente del personal para que los empleados pudieran lavarse las manos. La mayoría de los 9,6 millones de visitantes el año pasado llegaron del extranjero.

El museo señaló también que la mitad de sus ventas de boletos ya se realizan en línea.

Los temores de que los billetes puedan ser vectores de enfermedades no se limitan al Louvre. En el Palacio de Versalles, otra gran atracción turística en las afueras de París, los empleados también están preocupados por el manejo de billetes y boletos, aunque la antigua residencia de la realeza francesa todavía recibe efectivo por ahora.

El historiador de salud pública Patrick Zylberman explicó que el miedo a contraer enfermedades por tocar efectivo es muy antiguo. En la Edad Media, los billetes se limpiaban con humo porque se pensaba que su uso contribuía a la propagación de la peste, dijo Zylberman. Egipto también ahumó billetes durante una epidemia de cólera en la década de 1940, agregó.

Zylberman se echó a reír cuando se le habló de la nueva negativa del Louvre a recibir pagos en efectivo de las decenas de miles de visitantes diarios del museo.

"Es un poco risible retroceder varios siglos y actuar como lo hicieron nuestros predecesores en el siglo XVII", dijo. "Eso muestra cuán nerviosas están las personas durante una epidemia".

El Banco de Francia, por su parte, dijo que rechazar efectivo es ilegal e innecesario. El banco central francés explicó que los vendedores de boletos no pueden rechazar pagos en efectivo porque los billetes son de curso legal y porque los bancos de la eurozona de 19 países los prueban regularmente para ver si representan un peligro para la salud pública.

"No hay pruebas de que el coronavirus haya sido propagado por los billetes en euros", dijo el banco en un comunicado a The Associated Press.