Ser útil

Ser útil

"Universo: concédeme el supremo gozo de ser útil" – Ramayat. Cuando se habla de desarrollo de la inteligencia espiritual estamos integrando dos aspectos fundamentales: sabiduría y compasión. La sabiduría es la capacidad de darnos cuenta la verdadera realidad de las cosas, es decir, el reconocer tres marcas características de esta existencia temporal: su impermanencia, el dolor intrínseco de la misma y la ausencia de algo independiente del todo. Estas tres características que hemos comentado en otras ocasiones nos ayudan a estar instalados en el presente con disfrute, gratitud y gozo. Por su parte, la compasión es la sabiduría en acción, es darnos cuenta que ante tales características de vida todos queremos disfrutar la felicidad. En este objetivo común nos enfocamos y empezamos a hacer lo necesario para que suceda. La sabiduría sin compasión no es sabiduría sino mero intelectualismo y la compasión sin sabiduría no es compasión sino lástima. 

        El ser útil implica un uso de ambas virtudes en nuestro diario vivir, en lo que pensamos, decimos y hacemos. La invitación es estar con plena conciencia sobre las implicaciones de nuestras palabras: ¿soy consciente de las consecuencias de mis palabras? ¿hay en ellas compasión o lástima? ¿voy a generar unión o conflicto? ¿estoy haciendo de la palabra, o del silencio, un medio para lastimar o para ser feliz? Asimismo, ¿están siendo mis pensamientos fuente de perturbación o de calma? ¿es mi mente un medio de gratitud y gozo o de resistencia y sufrimiento? Finalmente, ¿encuentro mis acciones una expresión de amor o de miedo? Con una indagación profunda podemos generar una verdadera transformación en nuestra vida y empezar a ser útiles. 

        Si queremos una sociedad compasiva, tolerante, misericordiosa y en paz tenemos que hacer de nuestros pensamientos, palabras y acciones expresiones de esos mismos anhelos. Ninguna persona puede hacerlo por nosotros, no importa qué tan poderosa o reconocida sea. Ninguna oración o decreto tiene el poder mágico de transformarnos si no hacemos un cambio de conciencia real basado en la sabiduría y la compasión. Es entonces una decisión individual con repercusión colectiva que nos llevará a tener una sociedad útil para educar en el amor en los diferentes ámbitos sociales, desde uno mismo hasta instituciones transnacionales. Y el ser útil, como afirma Ramayat, es el supremo gozo de la realización del Ser a través del ser.