Un "Trovatore" misterioso abre el verano del Circo Máximo romano

Un Trovatore misterioso abre el verano del Circo Máximo romano
Foto: EFE

ROMA, Italia (EFE).- "Il Trovatore" se tiñe de misterio en una nueva versión con la que la Ópera de Roma abre hoy su temporada estival, por segundo año consecutivo en el imponente Circo Máximo de la ciudad para mantener la distancia anticontagios.

"Opté por una línea metafísica y una atmósfera inmaterial, onírica y misteriosa, recurriendo constantemente a elementos geométricos", explicó el director de escena, Lorenzo Mariani.

La Ópera de Roma inaugura esta noche su esperada temporada estival con la que cada año ofrece lírica y danza a la luz de la luna a los apasionados del Bel Canto y a los turistas que llegan a la Ciudad Eterna, que empiezan ya a verse tras año y medio de pandemia.

Del mismo modo que el pasado año, los espectáculos no tendrán como escenario las ruinas de las Termas de Caracalla, como es tradición, sino un enorme palco de 1.500 metros cuadrados levantado en el Circo Máximo, la explanada que queda del que fuera el estadio de los emperadores. 

Esto se debe a que la gran extensión del área permite respetar las medidas de distanciamiento contra el coronavirus, mediante una platea en la que las sillas están convenientemente distanciadas.

Este verano romano se abrirá con "Il Trovatore", pieza central de la conocida como "trilogía popular" de Giuseppe Verdi, solo que en esta ocasión este melodrama ambientado en la España del siglo XV se empapa de enigma, intensidad y pasión, tal y como se ha visto en la prueba general del fin de semana. 

Una atmósfera favorecida por un escenario minimalista, así como por las espectaculares proyecciones de la pantalla que sirve de fondo y, cómo no, por la partitura del célebre compositor, interpretada por una orquesta dirigida por el maestro Daniele Gatti.

En la "Prima" de esta noche cantarán el barítono inglés Christopher Maltman, en el papel del Conde de Luna, mientras que la soprano italiana Roberta Mantegna hará de Leonora, el tenor Fabio Sartori, del "trovador" Manrico y la mezzosoprano francesa Clémentine Margaine, de Azuzena. 

La apertura de la temporada veraniega ha sido presentada como el emblema de un país que empieza a vivir cierta libertad mientras lucha contra el virus, como un símbolo de "ripartenza", de reinicio, una palabra ya frecuente en todo evento que se precie en Italia. 

Por eso se ha anunciado una nutrida presencia de representantes del Estado esta noche en el Circo Máximo, empezando por el presidente de la República, Sergio Mattarella, y la alcaldesa de la capital, Virginia Raggi.

También se espera a la ministra del Interior, Luciana Lamorgese; al presidente de la región del Lacio, Nicola Zingaretti; al delegado del Gobierno en Roma, Matteo Piantedosi, y a la jueza del Tribunal Constitucional Silvana Sciarra. 

Asimismo disfrutarán de la función el embajador de España en Italia, Alfonso Dastis, y los de Alemania, Viktor Elbling, y Francia, Christian Masset, entre otras muchas autoridades.