Desalojan con policías a huelguistas de la DAPA

Durante el prolongado operativo hubo enfrentamientos entre policías y huelguistas

Desalojan con policías a huelguistas de la DAPA

Ciudad Valles.- Policías municipales y estatales desalojaron a media centena de sindicalizados de la Dirección de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (DAPAS) del edificio del organismo en una prolongada acción que duró casi cuatro horas y en la que hubo cuatro enfrentamientos a golpes entre trabajadores y uniformados. 

Antes de las 9:00 horas, el presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA), José Arturo Reyes González, se apersonó con un actuario y trabajadores en activo de la DAPAS ante Alejandro Ballesteros Corona y sus sindicalizados que estaban en la puerta sur del edificio. 

Se les notificó que el Juzgado Quinto y la JLCA habían declarado inexistente la huelga por contar con sólo 63 seguidores. El movimiento, que comenzó el 31 de octubre de 2018, debería contar con un mínimo de tres cuartas partes del total de Sindicalizados para ser válido. Los trabajadores sindicalizados suman 180.- Ballesteros argumentó tener más de la mitad de los huelguistas de su lado y calificó la acción como un atropello y una ilegalidad.

Juana Lara Díaz, presidente estatal de la JLCA, ordenó anular la huelga, pero los sindicalizados advirtieron que como se les había notificado a las 3:30 de la tarde del miércoles, tenían hasta las 3:30 del ayer para dejar la huelga. Sin embargo, la orden de la JLCA era tajante, tenían que liberar la DAPAS.

Las acciones eran vistas a lo lejos por el abogado del organismo municipal, Edgar Enrique 

Sánchez González.

A las 9:20 horas y viendo que no liberaban la puerta sur, los miembros de la JLCA y los policías, así como una retroexcavadora se fueron a la puerta norte y ahí fue el primer altercado con policías, quienes se llevaron detenido a uno de los huelguistas. 

La trifulca arreció contra Alejandro Ballesteros que era contenido por los oficiales, pero aunque logró quitarle la llave al operador de la máquina, la "mano de chango" tumbó la reja, mientras, policías peleaban y se jaloneaban con sindicalizados.

Miembros de la Junta, DAPAS y un notario entraron a ver las condiciones de las oficinas que estuvieron cerradas 337 días.

Los sindicalizados fueron a la puerta lateral de la reja y se metieron al estacionamiento, para intentar sacar a los que se habían metido por la otra entrada. Pero un cerco policiaco se puso al pie de la escalinata que lleva a las oficinas y ahí se mantuvieron. 

El líder sindical dijo que quienes se habían metido estaban rompiendo vidrios en las oficinas, pero la prensa no pudo corroborarlo.  Luego de una hora, Ballesteros se acercó a la escalinata, donde aguardaba el abogado del director, Sánchez González y lo comenzó a provocar. Los policías se interpusieron y Ballesteros habló con la prensa, acusando de delincuente al litigante y, enojado, arrojó una botella de agua contra Edgar Enrique, pero el recipiente rebotó en los escudos de la policía. 

Un cerrajero rompió el candado que el Sindicato puso en la reja sur y se abrió el portón. La Junta quitó la bandera de huelga, desteñida por el sol de 337 

días vallenses.

A las 11:30 de la mañana, Edgar Enrique Sánchez González dijo que la JLCA le tenía que entregar la DAPAS sin un solo huelguista dentro.

Un grupo de 10 policías trataba de convencer de salirse a ocho personas, trabajadores, Ricardo Ballesteros y un activista a favor de la huelga, de nombre Erasmo Linares, a quienes tuvieron que acarrear para que se saliera. 

Entonces sí, toda la fuerza policiaca fue por Alejandro Ballesteros y unos sindicalizados que se habían metido a una bodega del fondo del terreno y en donde pensaban guarecerse.

La Policía Estatal y la Municipal sacaron literalmente arrastrando al líder y a sus acompañantes, usando todos los recursos de la fuerza e incluso golpes.

Ya una vez afuera, los policías cerraron el lugar y colocaron una patrulla para resguardar la entrada, mientras los sindicalizados se quejaban de haber recibido grandes cantidades de gas pimienta. 

El abogado de la DAPAS, Edgar Enrique Sánchez explicó que hoy los huelguistas que quieran volver a sus labores podrán regresar a trabajar sin derecho a salarios caídos ni a ninguna otra prestación acumulada en 11 meses. 

El edificio de la DAPAS estará abierto al público a partir de mañana en la mañana. 

Alejandro Ballesteros dijo que se ampararon ante el Juzgado Quinto de Distrito por los hechos ocurridos y esperará la resolución para ver si la jueza de esta jurisdicción concede o rechaza la interposición de ese recurso legal.