La ceguera no frena a Ramiro

La ceguera no frena a Ramiro

MATEHUALA.- Ramiro es un hombre que presenta problemas visuales, sin embargo, no se da por vencido y lucha para sobrevivir vendiendo en la calle papas o naranjas.

Anteriormente a Ramiro se le conoció como estibador por lo corpulento, pero pasó el tiempo y fue presentando problemas visuales, pero a pesar de todo ello desde las ocho de la mañana sale con su diablo cargado con naranjas o papas que ofrece por céntricas calles de la ciudad.

Salir a vender a la calle es su vida porque esto le permite platicar con la gente que lo conoce y al final de la jornada se retira a su casa después de las ocho de la noche. Hay personas que son muy generosas porque no le compran su mercancía, sino que le dan dinero como una ayuda.

Ramiro arriesga su vida porque de pronto no se orilla y va en medio de la calle hasta que las personas le piden que tenga cuidado y lo hace porque en ocasiones no mide el terreno por donde pasa.

Se le preguntó si es atendido por un médico que valore su enfermedad y dijo que no, nadie lo atiende sólo Dios al que pide todas las mañanas que lo cuide y que logre vender su mercancía.