Recuerdan Baile del Estudiante Ausente

Matehuala.- Muchos buenos y bellos recuerdos dejaron los tradicionales bailes del estudiante ausente, que iniciaron en los años setentas y que perduraron durante mucho tiempo hasta que dejaron de realizarse, el último fue en 1995.

En plática con Apolo Espinoza Morán, dijo que este evento era organizado por la Asociación de Estudiantes Matehualenses de Estudios Superiores en San Luis Potosí (AEMES), así se llamaba porque muchos jóvenes dejaban la ciudad para continuar sus estudios de nivel superior en la capital del Estado.

La elección del titular de la AEMES era un proceso limpio y transparente, ya que en la Rectoría de la UASLP había urnas en las que se depositaba el voto de todos los matehualenses que estudiaban una carrera profesional, el número de votos rebasaba fácilmente los 350 sufragios.

Y quien quedaba al frente de la AEMES le correspondía la organización del baile, junto con su equipo. Refiere Apolo que él fue presidente de la mencionada asociación, de 1989-1991, era un trabajo intenso para la organización, porque se contrataba a los mejores grupos versátiles de San Luis Potosí, Monterrey N.L., León, Gto., Aguascalientes, además del grupo local y se remataba con el mariachi al amanecer, porque el baile iniciaba a las 22:00 horas y terminaba al siguiente día, a las 07:00 horas.

Pero eran eventos muy tranquilos, los jóvenes acudían con su traje y las mujeres luciendo sus mejores galas, no se consumía mucha bebida embriagante, lo que más predominaba eran las famosas "coquitas" de vidrio, incluso las chicas dejaban sus bolsos sobre las mesas para ir a bailar.

Quienes fueron presidentes de la AEMES están entre otros Héctor Cossío Castillo, Francisco Cadena, Zenón Campos Bocanegra, Alfredo Robledo Morales, Héctor Nava, el último fue Salvador Rodríguez en el año de 1995 y ahí terminó el tradicional Baile del Estudiante Ausente, que siempre era muy esperado. 

Pero tenía su punto bueno el evento, que era que lo recaudado era en apoyo a los compañeros con becas en ayuda para la compra de libros, hubo una ocasión una donación de computadoras y TV a la Escuela Preparatoria de Matehuala, además de que siempre se hacía un informe para dar a conocer los ingresos y egresos.