¿Cómo se vivió la reapertura de estadios en México?

¿Cómo se vivió la reapertura de estadios en México?
 Después de siete meses, de 216 días de silencio, el ruido de la afición regresó a los estadios de la Liga MX. El Necaxa y el Mazatlán FC, en ese orden, fueron los primeros en abrir sus puertas en el Guard1anes 2020, y fueron un ejemplo de lo que funciona y de lo que debe mejorar en la reapertura del resto de los recintos en el futbol nacional.
Solo fue el 30 por ciento de aforo en cada recinto y todavía hay cosas por adaptar a la nueva realidad. Filas para entrar al baño, indicaciones constantes del sonido local, sana distancia antes y durante los partidos, señalamientos, gel antibacterial por todas partes, los encargados de seguridad fueron duros y gran parte del protocolo se respetó, imágenes muy diferentes a las vistas en los parques de pelota de la Liga Mexicana del Pacífico, que abrieron al público el pasado jueves y en los que una gran cantidad de gente ni siquiera usaba la mascarilla en las gradas, entre otras faltas.
En el Kraken, por ejemplo, los elementos de seguridad estuvieron al pendiente de hacer que la gente respetara las reglas como el portar el cubrebocas y no ocupar un lugar que no fuera el suyo. Al ser el primer partido con puertas abiertas en la ciudad, asistieron fanáticos de todos los equipos de la Liga MX, incluido el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel.
En Aguascalientes, no faltó la reventa, aunque debilitada. Los poco más de cinco mil aficionados en el Victoria aceptaron la nueva normalidad en su mayoría.
Los siguientes estadios en abrir serán el Cuauhtémoc de Puebla y el Caliente de Tijuana. Cada semana será una prueba de civismo para la afición y de control para los responsables en los estadios; en ambos casos, tendrán prohibido relajar las medidas.