Corredores veteranos critican falta de emoción en San Fermín

Corredores veteranos critican falta de emoción en San Fermín

  Una persona recibió una cornada y varias más sufrieron contusiones el jueves en el quinto encierro de San Fermín, en Pamplona, que se celebró luego de la protesta de algunos participantes que temen que la fiesta pierda su tradicional emoción.

Antes de la salida de los toros, un puñado de corredores protestó con una sentada en la calle. Consideran que las carreras de este año no tienen la emoción de ediciones anteriores porque los astados suelen quedarse por detrás de los bueyes que guían al grupo hasta la plaza.

El uso de un antiadherente, que se aplica desde hace más de una década al empedrado para evitar que los animales resbalen y la manada de separe, también está en el punto de mira de los críticos.

Reggie Gooden, un neoyorquino de 60 años, dijo que los encierros son cada vez más rápidos en los 30 años desde que participó por primera vez en la fiesta. No corre por problemas de rodillas, pero apuntó que la velocidad de los animales hace casi imposible que incluso los corredores más experimentados puedan colocarse delante de sus cuernos al menos unos metros.

"Vine en 1989 y 1990 y los encierros duraban más de cuatro minutos, ahora están por encima de los dos", apuntó Gooden. "Lo que han hecho para proteger a los toros, también protege a los corredores, porque nadie se coloca delante de ellos ahora (...) es solo la evolución de los encierros”.

Los toros de la ganadería de Victoriano del Río completaron el recorrido en dos minutos y 49 segundos en el encierro más largo de este año.

Pese a esto, la Cruz Roja dijo que siete personas fueron trasladadas a centros hospitalarios y otras 67 fueron atendidas por los servicios médicos en la calle.

De los trasladados al hospital regional tras la carrera de 850 metros (930 yardas) por las estrechas y empedradas calles del centro de Pamplona, el más grave era un hombre de 27 años de Valencia, también en España, que fue corneado en el brazo derecho, explicó el vocero del centro, Tomás Belzunegui.

Los demás sufrieron contusiones en columna, pecho, cabeza y extremidades por golpes en caídas durante el concurrido encierro, agregó.

Las fiestas de San Fermín, que duran nueve días y fueron inmortalizadas por Ernest Hemingway en su novela de 1926 "Fiesta", atraen a visitantes de todo el mundo que buscan probar su valentía y velocidad corriendo junto a los toros que serán lidiados por la tarde.

___

Wilson informó desde Barcelona.