Historia: El polémico América- Morelia donde nació una gran rivalidad

Historia: El polémico América- Morelia donde nació una gran rivalidad
Foto: Especial
"Fue atípico. Nosotros ya estábamos bañados. Estábamos en el vestidor, tomando refrescos, cuando llegaron a tocarnos y nos dijeron que no, que no habíamos ganado".
Ricardo Campos echa el tiempo para atrás, 21 años "más o menos", en aquella tarde de domingo 26 de junio de 1988, alrededor de las 15 horas, cuando el Atlético de Morelia festejaba el haber llegado a su primera final, después de vencer al América en serie de penaltis.
Pero no..., finalmente no fue así. Una confusión, el árbitro Miguel Ángel Salas, no se sabía el reglamento en cuestión de desempate, tampoco el equipo local, el América, tampoco el cuadro visitante. Todo cambió y nació la gran rivalidad o rencor que le tienen los morelianos a los americanistas.
Serie por las semifinales de la campaña 1987-88, y Campos, volante de esos Bravos de Antonio "La Tota" Carbajal, recuerda así el juego de vuelta: "Como ahora, quien hacía más los goles de visitante pasaba a la siguiente ronda.... En Morelia quedamos 2-2, y en el Azteca también, 2-2. En el tiempo extra metimos otro gol y pensamos que el América debía meter dos goles para eliminarnos, no sabíamos que en tiempos extra, eso ya no contaba".
América empató, pero se creyeron eliminados: "Nadie sabía, ni ellos, ni nosotros, ni el árbitro, nos fuimos al vestidor".
Entonces ¿quién fue el que les dijo?: "Fueron los comentaristas de Televisa los que le dijeron al capitán de ellos Alfredo Tena", rememora Campos.
"Para nosotros el juego había acabado. Creíamos que habíamos ganado, ellos que habían perdido. Llegaron los árbitros con el reglamento en mano a decirnos que había que salir a tirar los penaltis".
La primera reacción de don Nicandro Ortiz, dueño del Morelia en ese tiempo, "fue decirnos no. No sale nadie a tirar nada'. El árbitro dio por terminado el juego. Bajo mi responsabilidad, no salimos".
Y no salían, "hasta que llegó el gobernador, Luis Martínez Villicaña y nos advirtió que lo íbamos a perder en la mesa".
Así, 50 minutos después del que se suponía fue el silbatazo final: "Salimos a tirar los penaltis... nos pusimos las vendas mojadas, las camisas sudadas, en ese tiempo apenas teníamos para una camiseta, la de juego. Unos estaban bañados, con refrescos en la mano...".
Ricardo Campos fue protagonista de ese juego: "Metí el tercer gol, en tiempo extra, de penalti, pero cuando inicié la serie de penaltis fallé, luego otros dos de mis compañeros también fallaron, quedamos fuera".
Morelia en ese tiempo era un equipo muy modesto: "El dueño era don Nicandro. Tenía una oficina en una casa. Ahí trabajaba Glasira Rodríguez, su secretaria y su hermana, que le ayudaba un poquito y estaba Toño (Carbajal) que hacía de todo..., hasta pagaba los hoteles... Era un club muy chico, muy unido, íbamos al día, pero cada torneo nos metíamos a la Liguilla".
A pesar de todo, "no era un club para sufrir. Don Nicandro no pagaba mucho, pero siempre cumplía. No recuerdo que me hayan quedado a deber nunca. Era un tipo muy atípico, hacíamos los contratos en un papel, los firmábamos y todo nos lo cumplía. La verdad no recuerdo si en esa época los equipos no pagaban, como ahora, porque el mismo reglamento, con eso de las Controversias, permite muchas irregularidades".
Ese juego despertó aún más la rivalidad entre Morelia y América, antes de convertirse en el "Clásico del Periférico". "Al América siempre le quieres ganar y con Morelia hubo muchos juegos que me tocó ganarles. En la inauguración del estadio Morelos jugamos contra América y les ganamos 2-1".
Pero no se puede negar, que después de ese partido, Morelia no fue el mismo equipo... "al año nos cambiamos del Venustiano Carranza al Morelos y no tuvimos campañas tan buenas. Morelia es verdad pasó muchos años para levantar, hasta que llegó Fer (Luis Fernando Tena) y los hizo campeones, ahí estuve de auxiliar".
Han pasado 21 años de aquel juego tan extraño, en un domingo extraño en el estadio Azteca, donde Morelia le ganó al América, pero al final perdió en serie de penaltis.
Cosas del futbol.