México sigue con problemas ofensivos y empata con Honduras

México sigue con problemas ofensivos y empata con Honduras

  Un descafeinado México con bajas sensibles en su nómina titular volvió a padecer a la ofensiva por la ausencia de su estelar delantero Raúl Jiménez la noche del sábado y consiguió un empate de 0-0 con Honduras en partido de preparación para la Copa de Oro.

Jiménez, fracturado del cráneo desde el año pasado, se ha perdido los últimos encuentros del seleccionado mexicano que ha probado a distintos nueves nominales para suplirlo, pero con muy poco éxito.

El último de ellos fue Alan Pulido, delantero del Sporting Kansas City, que recibió su primera titularidad con el Tri desde noviembre de 2018, pero tuvo poca participación y apenas generó un disparo a puerta en todo el partido.

Pulido sigue sin poder marcar con selección mexicana desde febrero del 2017.

El entrenador argentino Gerardo Martino ya probó en el puesto de nueve a Henry Martín e incluso a Hirving Lozano, quien marcó un par de goles ante Islandia.

Martino ha descartado el regreso de Javier Hernández y considera al argentino Rogelio Funes Mori, quien está finalizando los trámites para naturalizarse.

Los mexicanos se fueron en blanco al frente por segunda ocasión en sus últimos tres partidos. Ante Estados Unidos, por la final de la Liga de Naciones, concretaron dos tantos, pero ambos fueron marcados por volantes: Diego Lainez y Jesús Corona.

Por si la ausencia de Jiménez no fuese suficiente, México encaró el partido con las notables bajas del portero Guillermo Ochoa, los volantes Héctor Herrera, Andrés Guardado, Jonathan Dos Santos y Rodolfo Pizarro, además del "Chucky" Lozano. 

Todos esos jugadores recibieron vacaciones y regresarán al equipo a finales de mes para el cierre de preparación rumbo a la Copa de Oro.

El resultado sobre el campo fue una pobre actuación en la que los mexicanos apenas generaron dos jugadas claras de peligro.

México generó la jugada más clara de gol en la primera parte a los 29 minutos, cuando Carlos Rodríguez recibió un pase de Jesús Corona y sacó un potente disparo que se estrelló en el travesaño.

En el complemento, los mexicanos volvieron a tocar a puerta a los 50 minutos con un disparo de Pulido que se fue ligeramente desviado.

Al terminar el partido, el equipo mexicano rompió filas y se volverá a concentrar a final de mes para encarar el cierre de preparación para la Copa de Oro con partidos ante Panamá y Nigeria, el 30 de junio y 7 de julio, respectivamente.

El encuentro se realizó en el estadio Mercedes Benz, en Atlanta, ante 70.072 aficionados. Se trata, presumiblemente, de la máxima cifra de espectadores para un partido de fútbol en Estados Unidos desde que empezó la pandemia de coronavirus en marzo del año pasado.