Advierten que la actividad del volcán de San Vicente y Granadinas no terminó

Advierten que la actividad del volcán de San Vicente y Granadinas no terminó
Foto: AP

El sismólogo Roderick Stewart, uno de los científicos responsables del seguimiento de la erupción del volcán La Soufrière en San Vicente y las Granadinas, señaló este lunes que su actividad no debe darse por finalizada a pesar de la aparente tranquilidad de los últimos días. 

Stewart subrayó que si bien ha habido poca actividad sísmica en el volcán en los últimos días no puede decirse todavía que el volcán "se haya vuelto a dormir".

El científico subrayó que, no obstante, no ha habido señales de reactivación en las últimas jornadas.

"Tendremos que observar al cráter para averiguar qué está sucediendo allí exactamente", indicó, tras matizar que, definitivamente, está en una etapa más tranquila que durante las explosiones de hace semanas.

El volcán entró en erupción el pasado 9 de abril, lo que obligó a la evacuación de miles de personas.

El último boletín emitido por el Centro de Investigación Sísmica (SRC, en inglés) de la Universidad de las Indias Occidentales (UWI, en inglés) indicó que la actividad sísmica en La Soufrière se ha mantenido baja desde el temblor acompañado por el escape de cenizas del 22 de abril.

Dijo que en las últimas 24 horas solamente se han registrado unos leves movimientos tectónicos, que suelen acompañar a este tipo de fenómenos.

"El volcán sigue activo y las explosiones con caída de ceniza pueden ocurrir con poca o ninguna advertencia", subraya el boletín de la UWI.

"Se debe tener precaución al atravesar las laderas del volcán debido al riesgo de lahares durante los períodos de lluvia. El volcán está en nivel de alerta roja", destaca el boletín. 

Los lahares son una mezcla densa y rápida de rocas, cenizas y vegetación, así como agua que se origina en un volcán.

San Vicente y las Granadinas, con una población de 110,000 personas, no registraba actividad volcánica destacada desde 1979. Una erupción explosiva de La Soufrière causó la muerte de más de mil personas en 1902.