Alemania recuerda juicios de Núremberg y su legado al derecho internacional

Alemania recuerda juicios de Núremberg y su legado al derecho internacional
Foto: AP

BERLÍN (EFE).- Alemania recordó este viernes los 75 años del comienzo de los procesos de Núremberg, con el presidente alemán, Franck Walter Steinmeier, como orador principal, quien destacó el legado para el derecho internacional que supuso el juicio contra los criminales de guerra nazis. 

La ceremonia fue de dimensiones reducidas, debido a la pandemia de coronavirus, pero hubo varios videomensajes, entre ellos uno del ya centenario Benjamin Ferencz, el único de los fiscales de Núremberg que está vivo. 

"Seguimos haciendo guerra, hay que recurrir al derecho y no a la guerra. Tenemos que repudiar la guerra como forma para resolver conflictos, hay mucho que hacer. A mí me queda poco tiempo, pero ustedes tiene que seguir adelante. El lema debe ser no rendirse nunca", dijo Ferencz en su videomensaje desde Estados Unidos con el que comenzó la ceremonia. 

Steinmeier dio las gracias a Ferencz, lamentó que no pudiera estar en Núremberg y resaltó que "Alemania y el mundo le deben mucho a su sabiduría". 

"Mientras fuera se recogían los escombros, las cuatros potencias aliadas sentaban en esta sala las bases de un nuevo orden. Ninguna institución estaba preparada para la dimensión de los crímenes de los nazis", recordó Steinmeier. 

Aunque en el proceso, los criminales reclamaron impunidad para sus actos alegando, entre otros, el principio de prohibición de la retroactividad de la ley,  Steinmeier subrayó que "crímenes de esa dimensión no podían quedar impunes" 

Entre las novedades del estatuto de Londres, que creo el Tribunal Militar Internacional ante el que se celebraron los juicios, destacó que se responsabilizaba de crímenes de guerra no a Estados, sino a personas concretas. 

"Los crímenes contra la humanidad son cometidos por seres humanos y no por entes abstractos", recalcó Steinmeier. 

Núremberg abrió el camino para que en Alemania hubiera posteriormente una confrontación jurídica con el nacionalsocialismo, aunque esta solo se reanudó varios años después, y también desarrollo principios que luego fueron asumidos para la creación del Tribunal Penal Internacional. 

"Sin Núremberg los señores de la guerra en Yugoslavia y Ruanda no hubieran sido castigados (...) Sin Núremberg habría menos esperanza de justicia para las víctimas", indicó el presidente alemán. 

Steinmeier afirmó que es consciente de que los juicios penales pueden ser problemáticos en medio de procesos de paz frágiles y se refirió concretamente al caso de Sudáfrica tras el fin del "apartheid" (segregación racial) o a Colombia después de los acuerdos de paz. 

Pero, según Steinmeier, "la meta de esos procesos no es solo la condena de los culpables, sino también dar la posibilidad a las víctimas de que documenten los crímenes que se cometieron contra ellas". 

Tras el discurso de Steinmeier representantes de las cuatro potencias aliadas (Estados Unidos, Rusia, Francia y el Reino Unido), entre ellos el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, destacaron en videomensajes el legado de Núremberg.