El Estado Islámico sigue siendo una amenaza global pese a sus derrotas, según la ONU

El Estado Islámico sigue siendo una amenaza global pese a sus derrotas, según la ONU



NACIONES UNIDAS (EFE).- A pesar de sus derrotas militares, el grupo terrorista Estado Islámico (EI) mantiene a miles de combatientes en Irak y Siria y continúa siendo una amenaza a nivel global, según alertó hoy Naciones Unidas.

"Las recientes pérdidas del EI no deberían llevar a la complacencia a ningún nivel", aseguró el jefe de la oficina antiterrorista de la ONU, Vladimir Voronkov.

El diplomático ruso presentó al Consejo de Seguridad el último informe elaborado por Naciones Unidas sobre la amenaza del Estado Islámico, el primero desde que Estados Unidos anunciase su intención de retirar de Siria a sus tropas desplegadas para combatir a los yihadistas.

Según la ONU, el EI conserva un mando centralizado y una importante presencia en Irak y Siria, donde se calcula que dispone de entre 14 mil y 18 mil militantes, incluidos 3 mil llegados de otros países.

Voronkov destacó que, ante sus pérdidas territoriales, el EI está convirtiéndose más y más en una red encubierta y que opera a nivel local y regional, pero cuyas acciones siguen guiadas en buena medida por su dirección central.

Según el informe presentado hoy, si se vuelve a dar espacio al grupo para reagruparse, "cabe prever un resurgimiento" de sus ataques.

En los últimos días, las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada liderada por kurdos, han seguido avanzando en su ofensiva contra los yihadistas y se acercan al momento de proclamar la victoria contra dicha organización en el país árabe.

Según EE.UU., se espera que esta semana pueda hacerse formalmente el anuncio de que el EI ha sido totalmente expulsado de sus últimos reductos en el noreste de Siria.

Una de las preocupaciones destacadas hoy por la ONU es el peligro que plantean los combatientes de distintas nacionalidades que viajaron a la zona para unirse al grupo terrorista y que ahora están regresando a sus lugares de origen o trasladándose a otras áreas.

En el caso de Irak, Naciones Unidas advierte de que la salida de miembros del EI de Siria con rumbo a ese país puede complicar las cosas allí.

Además, el grupo mantiene sus redes internacionales, con fuerte presencia en países como Afganistán y Libia e intentos para extenderse en otras naciones africanas y asiáticas.

En términos financieros, los cálculos de la ONU apuntan a que el EI tendría unas reservas de entre 50 y 300 millones de dólares.

Aunque el grupo ha perdido acceso a recursos con sus derrotas en Oriente Medio, las células de la red siguen generando ingresos a través de actividades criminales, señala el informe.