Gran Bretaña irrita a la UE con petición de cambiar acuerdo

Gran Bretaña irrita a la UE con petición de cambiar acuerdo

LONDRES (AP) — El gobierno de Gran Bretaña dijo el miércoles que las reglas comerciales post-Brexit que negoció con la Unión Europea "no pueden continuar" y necesitan una importante reestructuración, lo que tensa aún más las relaciones entre ambas partes.

El gobierno afirmó que estaría justificado que Gran Bretaña suspendiera unilateralmente el acuerdo jurídicamente vinculante del Brexit, pero que había decidido no hacerlo por el momento.

Desde que Gran Bretaña abandonó el pacto económico de la Unión Europea a finales de 2020, las relaciones se han deteriorado por los acuerdos comerciales para Irlanda del Norte, la única parte del Reino Unido que tiene una frontera terrestre con el bloque de 27 naciones. El acuerdo de separación que las dos partes alcanzaron antes del Brexit estipula que deben realizarse controles aduanales y fronterizos sobre algunas mercancías que circulan entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido.

Las regulaciones tienen como fin mantener una frontera abierta entre Irlanda del Norte e Irlanda, un miembro de la UE que es pilar fundamental en el proceso de paz norirlandés. Pero han causado molestia entre los sindicatos británicos de Irlanda del Norte, que señalan que equivalen a una frontera en el mar de Irlanda y debilitan los lazos con el resto del Reino Unido.

Gran Bretaña acusa a la UE de adoptar un enfoque "purista" de las normas que está provocando una burocracia innecesaria para las empresas, y ha pedido que el bloque muestre "pragmatismo".

El ministro del Brexit, David Frost, dijo que Gran Bretaña había tratado de implementar los acuerdos "de buena fe", pero que estaban causando una fuerte carga sobre las empresas y la sociedad de Irlanda del Norte.

"En pocas palabras, no podemos seguir como estamos", dijo Frost el miércoles en la Cámara de los Lores, la cámara alta del Parlamento británico.

Frost señaló que "existen las circunstancias para justificar el uso del Artículo 16", un freno de emergencia en el acuerdo que permite su suspensión por una de las partes en circunstancias extremas.

"Sin embargo, hemos llegado a la conclusión de que no es el momento para hacerlo", puntualizó.

Activar el Artículo 16 podría hacer que las relaciones entre la UE y su antiguo miembro cayeran en picada. El bloque ya está frustrado porque considera que Gran Bretaña no ha implementado el acuerdo que firmó.

El principal funcionario del bloque europeo para el Brexit, Maros Sefcovic, dijo que la UE está "dispuesta a buscar soluciones innovadoras" pero que "no acordará una renegociación del Protocolo", como se conoce a la sección de Irlanda del Norte del acuerdo de separación.

La UE aseveró que el gobierno del primer ministro británico Boris Johnson sabía perfectamente que habría controles fronterizos cuando firmó el acuerdo de Brexit.

"Gran Bretaña decidió por sí misma abandonar el mercado único de la Unión Europea, aplicar reglas comerciales, aplicar burocracia a sus mercancías que salen de Gran Bretaña, a las mercancías que entran en Gran Bretaña", dijo el ministro irlandés de Asuntos Europeos, Thomas Byrne.