Inundaciones en Asia agravan temor por agua y alimentos

Inundaciones en Asia agravan temor por agua y alimentos
Foto: AP

A-AA+

DACA, Bangladesh (AP) — Las inundaciones siguieron sembrando el caos en el sur de Asia el lunes, mientras las autoridades trataban de llevar agua y alimentos secos a los refugios en Assam, en el nordeste de India y en las amplias regiones norte y nordeste de Bangladesh.

Más de una docena de personas murieron en Bangladesh desde que comenzó el monzón la semana pasada, según las autoridades. El gobierno desplegó soldados el viernes para ayudar en las evacuaciones.

Millones de personas seguían sin electricidad, indicó la televisora Ekattor TV.

Hasta 100,000 personas fueron evacuadas en los distritos más afectados, Sunamganj y Sylhet, y unos 4 millones de personas se quedaron aisladas en la región, indicó el viceministro de Desastres y Ayuda, Enamur Rahman, en declaraciones a la agencia United News of Bangladesh.

El agua también seguía castigando Assam, en el nordeste de India, donde dos policías que participaban en labores de rescate fueron arrastrados por un torrente el domingo, según indicó un agente en el centro de mando policial de la capital del estado, Gauhati.

El ministro jefe, Himanta Biswa Sarma, indicó el lunes que su gobierno trabajaba para llevar comida y combustible en helicópteros militares a zonas muy afectadas del estado.

Casi 200,000 personas se refugiaron en 700 campamentos, según las autoridades. El caudal de todos los ríos importantes de la zona superaba los niveles de peligro.

Las enormes inundaciones registradas en Assam tras las lluvias torrenciales de las últimas semanas desbordaron el río Brahmaputra, lo que dejó millones de viviendas bajo el agua y cortó lazos de transportes.

El Brahmaputra fluye desde el Tíbet chino hacia India y Bangladesh en un recorrido de casi 800 kilómetros (500 millas).

En Bangladesh, varias carreteras quedaron sumergidas y dejaron a la gente aislada. En un país con un largo historial de catástrofes asociadas al cambio climático, muchos expresaron su frustración porque las autoridades no hicieran más.

"No hay mucho que decir sobre la situación. Pueden ver el agua con sus propios ojos. El agua dentro ha bajado un poco, antes me llegaba a la cadera", dijo Muhit Ahmed, propietario de una tienda de alimentación en Sylhet.

"En resumen, estamos en un gran desastre. Ni la Corporación Municipal de Sylhet ni nadie más vino a preguntar por nosotros", dijo. "Intento salvar mis pertenencias tanto como pueda. Ahora no tenemos la capacidad de hacer nada más".

En su último comunicado el domingo, el Centro bangladeshí de Alertas y Previsión de Inundaciones, con sede en la capital del país, Daca, dijo que la situación en los distritos nororientales de Sunamganj y Sylhet podría empeorar en las 24 horas siguientes. El Teesta, un importante río en el norte de Bangladesh, podría superar el caudal de peligro. La situación también podría deteriorarse en los distritos norteños de Lalmonirhat, Kurigram, Nilphamari, Rangpur, Gaibandha, Bogra, Jamalpur y Sirajganj.

Aunque el agua había retrocedido en el nordeste, según las autoridades, amenazaba al centro del país a lo largo de la ruta que seguían las crecidas hacia la Bahía de Bengala, en el sur.

Los afectados en zonas remotas tenían problemas para conseguir comida y agua, según medios.

En un video en internet, Arinjoy Dhar, director de la organización de desarrollo sin fines de lucro BRAC, pidió ayuda para asegurar el suministro de comida a las víctimas. Su organización abrió un centro el lunes para preparar alimentos y alimentar a 5.000 familias de Sunamganh, señaló, pero eso no bastaría.

BRAC dijo que solo ellos trataban de llegar a unas 52.000 familias con suministros de emergencia.

Las crecidas han devastado Bangladesh en medio de las intensas lluvias del monzón, justo cuando el país se recuperaba de otra inundación.

Una inundación previa al monzón, desencadenada el mes pasado por agua llegada de río arriba en los estados nororientales de India, golpeó el norte y nordeste de Bangladesh, donde destruyó cosechas y causó daños en viviendas y carreteras.

Bangladesh, que tiene 160 millones de habitantes, se encuentra a baja altitud y enfrenta amenazas de desastres naturales como inundaciones y ciclones, que han empeorado con el cambio climático. Según el Comité Intergubernamental de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, en torno al 17% de los habitantes de Bangladesh necesitaría ser reubicado en la próxima década aproximadamente si el calentamiento global continúa al ritmo actual.