Los polémicos "emails" de Hillary Clinton se pueden leer y comprar en Venecia

Los polémicos emails de Hillary Clinton se pueden leer y comprar en Venecia
Los polémicos 30.000 correos electrónicos de la excandidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos Hillary Clinton se pueden leer y comprar en una exposición en Venecia, que estará abierta hasta el próximo 24 de noviembre.

La exhibición se llama "The Hillary Clinton Emails", corre a cargo del poeta y artista estadounidense Kenneth Goldsmith y se expone en el antiguo Teatro Italia, en el barrio de Cannaregio de la isla veneciana.

Este espacio ejerce actualmente de supermercado en la planta baja y la superior se dedica habitualmente a eventos y exhibiciones, y es precisamente aquí donde se desarrolla la original muestra que deja al descubierto los correos de la ex aspirante demócrata a la Casa Blanca, que supusieron un escándalo en su campaña electoral de 2016 y la apertura de una investigación por parte del FBI.

El director del negocio, Marco Franceschetti, explicó a EFE que la muestra gratuita consiste en una representación idéntica de la mesa del Despacho Oval y encima de ella se encuentran los 30.000 correos impresos, que la gente puede leer y tocar.

"Hay entre 200 y 250 visitantes al día. La gente se puede sentar en la butaca, tocar la mesa, sentirse por un momento como si fuera el presidente de Estados Unidos, y leer y tocar estos emails", detalla.

Los correos electrónicos también están recogidos en varios libros "que los curiosos pueden consultar" y una de las ventajas de visitar esta singular muestra es que también se pueden comprar para guardar un recuerdo.

"Hay una revista que tiene gran parte de estos correos, no todos, pero sí la gran mayoría, que cuesta 40 euros, y además hay unas bolsas, bastante elegantes, con el contenido impreso que cuestan 3,50 euros", comenta Franceschetti.

El responsable de este espacio relata que Clinton visitó la exposición el pasado martes "sin avisar" y de forma privada, y quedó "muy satisfecha con el resultado".

De hecho, la rival demócrata de Donald Trump en las elecciones generales de Estados Unidos de 2016, ha publicado una fotografía en las redes sociales de ella sentada frente al escritorio del despacho presidencial y el mensaje: "Encontré mis correos electrónicos en la Bienal de Venecia. Que alguien avise al Partido Republicano".

La exposición, sin embargo, no forma parte de la Bienal de Venecia, explicaron a EFE fuentes de esta institución cultural de renombre internacional.

Los responsables de este antiguo teatro neogótico de principios del siglo XX informan en su página oficial de que la exsecretaria de Estado comentó, tras ver la muestra, que el escándalo de sus correos "fue uno de los eventos más absurdos en la historia de la política estadounidense".

"Incluso ahora que he leído algunos libros de Goldsmith, confirmo de que no había nada de qué preocuparse. Como ya había escrito en mi libro, no hay nada controvertido o incorrecto, pero ocurrió algo y el resultado fue el que todos vimos", dijo el martes.

En 2015 Clinton se vio envuelta en un escándalo por haber usado un servidor de correo electrónico privado para enviar 30.000 emails, cuando era secretaria de Estado (2009-2013) durante la primera presidencia de Barack Obama.

Estos hechos fueron utilizados por los republicanos para atacar su papel y hacer menguar sus apoyos entre los votantes para las generales de 2016 en Estados Unidos.