Médico argentino renuncia por la irresponsabilidad de la población

"Tengo 3 compañeros muertos", reclama en un video

Médico argentino renuncia por la irresponsabilidad de la población
Foto: Especial

Un médico argentino renunció a su trabajo en la primera línea de defensa para combatir la COVID-19 en su país debido a la irresponsabilidad de los ciudadanos, en un video dijo que prefiere no seguir arriesgándose.

El médico de 64 años, identificado como Marcelo Lemus , denunció en la grabación que las y los argentinos se ríen del sistema de salud porque no comprenden la gravedad de la enfermedad.

Marcelo reconoció que teme por su vida. "No puedo arriesgarme gratuitamente. Si hubiese consciencia me la banco y sigo adelante, o si tuviese 20 años menos, pero la verdad que tengo miedo. Se están riendo de todo el sistema de salud en la Argentina", opinó.

También señaló que ya perdió a tres colegas a causa de la COVID-19 y muchos de los médicos, además, denunció que el personal de salud no cuenta con jubilación, seguro social, vacaciones, seguro por riesgo de trabajo y solo recibe el cobro de 600 pesos argentinos por hora de guardia.

"Tengo tres compañeros muertos, no quiero ser el cuarto. Tengo una vida y lo que me quede quiero disfrutar y vivir bien", dijo Lemus.

SUERO EQUINO PARA COMBATIR COVID EN ARGENTINA

El suero hiperinmune de origen equino producido en Argentina completó su última fase de estudios clínicos y "demostró eficacia y seguridad" en casos graves de COVID-19, según un comunicado emitido por el Gobierno este lunes.

Este suero, que se empezará a distribuir esta semana en todo el país, "es una inmunoterapia basada en anticuerpos policlonales equinos, cuya capacidad neutralizante del virus SARS-CoV-2 lo bloquea y evita su propagación", y que además "tiene la ventaja de que pueden producirse rápido y a gran escala".

Los resultados del estudio clínico, a raíz de que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó su uso el pasado 22 de diciembre, arrojaron resultados positivos en la baja de la mortalidad (45 por ciento), el descenso en los días requeridos de terapia intensiva (24 por ciento), y la menor necesidad en el uso de respiradores (36 por ciento).