Policía australiana dispersa una protesta violenta de trabajadores antivacuna

Policía australiana dispersa una protesta violenta de trabajadores antivacuna

La Policía australiana dispersó este lunes una protesta de trabajadores de la construcción en contra de la campaña de vacunación contra la covid-19 después de que la manifestación se volviera violenta en Melbourne.

Debido a los disturbios y el aumento de los contagios, las autoridades anunciaron el cierre durante dos semanas de las obras de la construcción en Melbourne y otras localidades vecinas en el estado de Victoria, según informó la Asociación de Constructores de Victoria en un comunicado.

Los trabajadores de la construcción se manifestaron ante la sede del Sindicato de la Construcción, Forestal, Marítimo, Minería y Energía (CFMEU, siglas en inglés) en Melbourne para protestar contra la obligatoriedad de las vacunas.

En el lugar se produjo un enfrentamiento violento entre algunos trabajadores y sindicalistas, lo que dio lugar a la intervención de la policía para disolver la protesta.

En un comunicado, el CFMEU señaló que "neonazis y otros grupos de extrema derecha" se infiltraron en la multitud y que "está claro que los miembros reales del sindicato que participaron eran una minoría".

El sindicato condenó la violencia y criticó las "acciones de los extremistas y de aquellos manipulados por los extremistas".

El Grupo de Sindicatos de la Construcción de Victoria (BIGUS, siglas en inglés) criticó a las autoridades por sus regulaciones "poco realistas" en relación a las vacunaciones.

BIGUS aseguró que el sector habría alcanzado un alto nivel de vacunaciones de "manera voluntaria" y criticó el exceso de rigor de las autoridades.

Australia, que hasta hace pocas semanas había seguido una estricta política de supresión del virus, ha asumido que tendrá que ir abriendo el país, a pesar de que eso suponga un aumento de los contagios debido sobre todo a la contagiosa variante delta.

Los diferentes estados, que tienen autonomía en aplicar las medidas anticovid aunque están coordinados con el Gobierno central, planean volver a una "nueva normalidad" cuando superen el 70 y 80 por ciento de la vacunación de la población adulta.

Los estrictos confinamientos y restricciones han provocado protestas eventuales en el país, incluida una este fin de semana en varias ciudades que en Melbourne terminó con más de 250 detenidos en medio de escenas de violencia.

Con 87.100 contagios, incluidos más de 1.160 muertos, Australia ha inoculado al 38 por ciento de la población con la pauta completa de la vacuna contra la covid-19.