Presidente israelí pide a líder opositor que forme gobierno

Presidente israelí pide a líder opositor que forme gobierno

  El presidente de Israel pidió al dirigente opositor Yair Lapid que forme un nuevo gobierno, un paso que podría significar el fin del largo régimen del primer ministro Benjamin Netanyahu.

El presidente Reuven Rivlin anunció su decisión por televisión en vivo un día después de que Netanyahu fracasó en su intento de formar una coalición.

Rivlin dedicó la jornada a consultar a todos los partidos con representación parlamentaria y anunció el miércoles por la noche que consideraba que Lapid tenía las mejores posibilidades de formar una coalición.

"Está claro que el miembro del Knesset (Parlamento) Yair Lapid tiene una posibilidad de formar un gobierno que se gane la confianza del Knesset, a pesar de las muchas dificultades", dijo el presidente.

Lapid, de 57 años, un veterano periodista y político, hijo de un exministro del gabinete ya fallecido, tiene cuatro semanas para llegar a un acuerdo con posibles socios.

Aunque la tarea es difícil, tiene la posibilidad de poner fin al reinado de Netanyahu, el gobierno más prolongado de la historia de Israel. Netanyahu ha ejercido esa función durante 15 años en total, incluidos los últimos 12. 

"Es posible que, quizás dentro de unos días o unas semanas, tendremos una coalición en funciones sin la participación del señor Netanyahu. Esto sería un cambio histórico", observó Yohanan Plesner, presidente del Instituto de Estudios Democráticos de Israel, una entidad de investigación académica independiente.

Sin embargo, reconoció que "una quinta elección sigue siendo, desafortunadamente, una posibilidad real".

Lapid, líder del partido centrista Yesh Atid ("Hay Futuro"), recibió el respaldo de cuatro partidos pequeños de distintas tendencias políticas mientras que Naftali Bennett, líder del partido religioso y nacionalista Yamina ("Derecha") y exaliado de Netanyahu, también se postuló para formar el próximo gobierno.

Las elecciones más recientes fueron el 23 marzo —las cuartas en dos años— pero terminaron sin ningún partido con mayoría decisiva. A pesar de reuniones con sus rivales e incluso a pesar de inéditos pedidos al líder de un pequeño partido islamista, Netanyahu no pudo formar una coalición.