Unión Europea quiere desligar la crisis de alimentos de las sanciones a Rusia

Unión Europea quiere desligar la crisis de alimentos de las sanciones a Rusia

A-AA+

Luxemburgo (EFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, afirmó hoy que ha enviado cartas a todos los ministros de los países africanos para explicarles la política de sanciones comunitaria a Rusia por haber invadido Ucrania y dejar claro que "no conciernen" a los alimentos.  

"Estamos escuchando las preocupaciones de algunos líderes africanos sobre las consecuencias de las acciones europeas. He informado a mis colegas ministros de que he enviado una carta  todos los ministros de Exteriores africanos para explicar cómo se confeccionan nuestras sanciones, cómo funcionan, a quién afectan, qué permiten o qué no", indicó Borrell en una rueda de prensa al término de un Consejo de Exteriores de la UE.  

Los ministros comunitarios abordaron principalmente hoy la crisis alimentaria que la guerra de Rusia en Ucrania ha generado, al incrementar los precios de la energía o los alimentos y al mantener bloqueadas las exportaciones ucranianas de cereales, de las que dependen en gran medida regiones como Oriente Medio o África. 

El alto representante indicó que la UE está dispuesta también a "estudiar, en cooperación con la ONU, algunos casos que podrían ocurrir de sobrerreacciones, sobrecumplimiento o algunas elusiones por parte de algunos actores del mercado" a la hora de comerciar alimentos con Rusia. 

"Si Rusia emite una advertencia de que es muy peligroso navegar en el mar Negro, eso incrementa el precio de los seguros. Y Rusia ha puesto un impuesto a las exportaciones, por eso sube el precio. ¿Quién lo hace? Rusia, no nosotros". 

Borrell sí se abrió a "estudiar" si las sanciones impuestas por la UE a Bielorrusia antes de iniciarse la guerra en Ucrania, que afectan a sus exportaciones de potasa -químico utilizado en los fertilizantes-, pueden afectar a la producción de alimentos en otros lugares.  

"Vamos a verlo", dijo el político español, que detalló que hay que localizar "problemas concretos, específicos, que afecten a alguien, no el discurso general de que las sanciones europeas son culpables", y aseguró que, "si hay un problema, lo resolveremos". 

También afirmó que van a enviar cartas a los bancos explicando las sanciones europeas, pero agregó que "no puedo evitar que algunas instituciones financieras, como pasó con las sanciones financieras a Irán (por su programa nuclear), decidieran voluntariamente no participar en el comercio. Esto es una sobrerreacción o sobrecumplimiento" de las sanciones, apuntó.  

Borrell lamentó que se utilicen los alimentos como "arma de guerra" y se cree "deliberadamente hambre en el mundo para ejercer presión sobre el mundo, la UE y Ucrania". 

El jefe de la diplomacia comunitaria se refirió igualmente al enclave ruso de Kaliningrado y dejó claro que Lituania, país limítrofe, no está aplicando sanciones unilaterales más allá de las comunitarias. 

"El tránsito por tierra entre Kaliningrado y otras partes de Rusia no se ha detenido, prohibido o bloqueado", declaró Borrell, quien añadió que " continúa el tránsito de pasajeros y bienes que no estén sancionados".  

No obstante, recordó que, "de acuerdo con las sanciones europeas, hay restricciones a importaciones y exportaciones a ciertos bienes, incluida la prohibición de su tránsito por el territorio de la UE". 

El ministro español de Exteriores, José Manuel Albares, trasladó por su parte a sus homólogos europeos "la debilidad que en estos momentos representan tanto el Sahel como Centroamérica" por las consecuencias que pueden tener el aumento de los precios de los alimentos y la escasez de fertilizantes. 

CANDIDATURA DE UCRANIA 

Por otra parte, los ministros europeos mostraron amplio apoyo a conceder a Ucrania el estatus de país candidato a entrar en la Unión Europea, tal como recomendó la Comisión Europea el viernes pasado.  

La decisión de aceptar la candidatura deberán tomarla los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en la cumbre del jueves y el viernes y Borrell se mostró convencido de que darán su visto bueno, porque no ha "oído a nadie oponerse".  

El canciller alemán, Olaf, Scholz, el presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro italiano, Mario Draghi, trasladaron su apoyo explícito al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en el viaje a Kiev que hicieron por sorpresa el jueves pasado.  

También España está dispuesta a conceder a Ucrania el estatus de país candidato, porque, tal y como dijo hoy Albares, el informe de la Comisión es "positivo y equilibrado".  

Incluso Países Bajos, uno de los socios europeos más reticentes hasta la fecha, aprobará la solicitud de Kiev. 

"Teniendo en cuenta lo que está pasando en Europa, la unidad es lo más importante y, por eso, pensamos que la propuesta de la Comisión es equilibrada y que el Gobierno de País Bajos la apoyará", aseguró el ministro de Exteriores neerlandés, Wopke Hoekstra.  

Alemania, Austria y Eslovenia, pidieron asimismo empezar las negociaciones con Albania y Macedonia del Norte, dos países cuyo proceso de adhesión bloquea Bulgaria porque exige que Skopje reconozca que ambos países tienen una historia, una identidad y una lengua común.