Limitados, avances en la búsqueda de migrantes: informe

Limitados, avances en la búsqueda de migrantes: informe

A-AA+

Para el Servicio Jesuita a Migrantes-México (SJM-México) existe una evidente falta de compromiso por parte de las autoridades federales y estatales para prevenir y buscar a los migrantes que son reportados como desaparecidos en el país.
A través del Informe sobre desaparición de personas migrantes en México: una perspectiva desde el Servicio Jesuita a Migrantes-México, que será presentado este miércoles, la organización advirtió que los avances han sido limitados y quedan muchos pendientes para atender integralmente el problema.
"Es evidente la falta de compromiso de las autoridades para dar cumplimiento a sus obligaciones en materia de prevención y búsqueda de personas migrantes desaparecidas, tanto a nivel federal como estatal, toda vez que, aunque existen avances en el tema en los últimos años, han sido limitados y son todavía muchos los pendientes que existen para dar una atención integral a esta problemática", señala el documento del SJM-México.
El archivo cita datos del Programa de Búsqueda de Personas Migrantes Desaparecidas (PBPMD) del propio SJM-México, en el que se tiene registro de que entre 2007 y 2021 se atendieron mil 280 casos de migrantes desaparecidos.
De este periodo, los años en los que se atendieron más casos fueron 2018, con 191; 2019, con 135 y 2021, con 349, que concentran 15%, 11% y 27% del total, respectivamente.
El informe señala que la tendencia de solicitudes de búsqueda de migrantes va al alza, pues del periodo observado se registraron picos en los años 2008, 2010, 2012, 2013, 2015-2018 y 2021; en este último año el incremento fue de 292% en los casos de búsqueda, con 349, en comparación con el pico registrado en 2018, que fue de 191.
La mayoría de las solicitudes provienen de familiares directos, principalmente padres o madres en 36% de los casos; hermanos, en 27%; de las parejas, 15%; primos y amigos, 5%, e hijos, 2%.
El SJM-México destacó que los familiares de los migrantes desaparecidos enfrentan diversos obstáculos para tener acceso a la justicia y la verdad.
Esto, debido a la poca claridad de los procedimientos de búsqueda y las dificultades para obtener visas humanitarias para venir a México a buscar a sus seres queridos.
"Los familiares de personas migrantes desaparecidas enfrentan dificultades considerables para ejercer sus derechos de acceso a la justicia y a la verdad debido a la poca claridad en los procedimientos de búsqueda, así como la falta de información sobre los avances en las investigaciones y, en muchos casos, por la inactividad por parte de las autoridades responsables de la búsqueda", añadió el reporte del SJM-México.
"Los familiares que desean viajar a los lugares en donde se presume la desaparición de las personas en situación de migración suelen encontrar obstáculos importantes para acceder a visas humanitarias, lo que les impide ejercer su derecho a participar de manera activa en los procesos de búsqueda", resalta.
En México, la mayoría de las solicitudes de búsqueda fueron realizadas en los municipios de Chiapas, Veracruz, Estado de México y Ciudad de México.
La mayoría de las personas desaparecidas provienen de países de Centroamérica, mientras que 22% son connacionales.
"Lo que permite desmentir la idea de que sólo las personas migrantes extranjeras desaparecen en México y apostar por entender cuáles son las circunstancias particulares que las llevan a desaparecer a unas y otras", observa el SJM-México.
Entre las conclusiones del informe, la organización señala que en México hay un subregistro en las desapariciones de migrantes, mientras que en la frontera norte este sector enfrenta riesgos importantes de ser víctimas de este delito al intentar llegar a Estados Unidos.
Por ello, el Servicio Jesuita a Migrantes-México emitió diversas recomendaciones a los familiares, colectivos de búsqueda, organizaciones de la sociedad civil, organizaciones y organismos internacionales y a instituciones de gobierno en la región para superar estas deficiencias.
Entre estas recomendaciones está el desarrollo de un sistema de información oficial eficiente y coordinar a los ya existente, incluyendo a los de organizaciones de la sociedad civil.