Dos problemas principales en México

Si luchas, puedes perder, 

si no luchas, estás perdido.

El mundo está lleno de problemas, México no está exento de ello, sin embargo, los nuestros sí tienen solución. La salud y en concreto COVID-19, donde ya existen vacunas en el mundo listas para aplicarse. Solo que hay que comprarlas y pagarlas, para luego en forma consiente utilizarlas y con ello, curar la salud y el ánimo, que también está lesionado. Un país sano física y anímicamente, es portador de ciudadanos que estudian, trabajan y crecen mental y espiritualmente. Con 126 millones de habitantes, México requiere 252 millones de dosis preventivas a corto plazo y con ello, la logística para su eficiente aplicación. No se han comprado las vacunas, y con ello, se dan efectos colaterales que inciden en la economía: se requiere un estudio de tiempos y movimientos en el sector educativo y en el sector productivo, para así evitar el contagio masivo. Nuestros socios comerciales y nuestro vecino del norte, en cualquier momento aplicarán medidas restrictivas en la frontera para evitar un contagio colectivo de un país (México) que a cuenta gotas trabaja en esta emergencia. Sí existe solución; comprarlas y pagarlas, utilizando el dinero de proyectos no prioritarios. Así de sencillo. Primero es la salud. 

El otro tema que es de alto riesgo para el país; es el energético. En la Cámara de Diputados (Congreso de la Unión), el martes 22 de febrero se discutirá la propuesta del gobierno federal para limitar la generación de energía limpia eólica y solar y también, otorgar el control absoluto de este sector a una empresa del gobierno. Quizá seamos la única nación del mundo que aspiraba a tener un crecimiento económico y de calidad de vida, y que ahora se pretende dar marcha atrás a un proyecto energético competitivo y protector de medio ambiente. No se debe regresar al combustóleo y al carbón para la generación de energía. Con cambiar las leyes y reglamentos actuales a la Ley de la Industria Eléctrica se está contraviniendo a los compromisos de nuestra nación en el T-MEC. Se habla también del aumento en el precio de la electricidad y sería esto un retroceso en los costos y competencia del sector productivo, afectando con ello la inversión privada nacional y extranjera, llevando consigo la no generación de empleos nuevos y de ingresos fiscales. Existen cerca de 200 proyectos dentro de este sector que están en espera de la nueva regulación. Hay que tener presente que el sur de Estados Unidos está recibiendo toda la inversión en energía limpia que se está rechazando en México y con ello, la fuga de capitales nacionales y extranjeros que estaban para invertirse. 

En días pasados, el sur del Estado de Texas, en la Unión Americana, sufrió tempestades y bajas temperaturas que originaron la congelación del gas que se utiliza como energía industrial, comercial y casera. México en un gran comprador de esta energía y se le suspendió la venta por la escasez del mismo, trayendo consigo la afectación a parte del sector industrial del norte y centro del país. No podemos continuar el camino del desarrollo productivo si no invertimos en energías baratas y limpias. Se le quitan impuestos a PEMEX, sin embargo no se le exige productividad. Ya se autorizó nuevamente la venta de gas a México, esto fue solo una señal de la falta de infraestructura energética que tenemos

Estos cambios a las reglas que rigen en casi todo el mundo, está llevando a que durante las últimas semanas, se reporte en las mesas de dinero de los grandes bancos en el país, una venta masiva de bonos M. Estos se refieren a deuda gubernamental y en los últimos 12 meses se registran 300 mil millones de pesos (MMDP) de salida del país y aunado a ello, los tenedores de estos bonos exigen su inversión original en dólares. La energía limpia y barata es la base de un sector productivo competitivo y sin riesgos en el abastecimiento.

     

P.D. Se compra lo que tiene precio… lo que tiene valor, se conquista.

Consuma lo hecho en México 

y estará dando trabajo a los mexicanos. 

¡México es primero! Febrero 2021