En sus propias palabras

La doctora Mónica Liliana Rangel Martínez, candidata a gobernadora del partido más importante de la izquierda mexicana, afirma categórica que “yo no puedo ser de izquierda” ni contender como morenista porque los empresarios “le tienen pánico a Morena”. Contrario a lo que el gobernador Juan Manuel Carreras López ha dicho a diversos interlocutores, Rangel Martínez sostiene que el mandatario es “una de las personas fuertes” de las que se ha “agarrado” en sus aspiraciones políticas, que incluso le da consejos tales como “soltar una lagrimita” en determinadas circunstancias. Expresa su convicción de que “para esto (la candidatura) se necesitan billetes, si no traes billetes en la bolsa no avanzas; esto cuesta, ¡cuesta mucho!”, y respecto de sus competidoras en el proceso interno dice que a Francisca Reséndiz ya pronto “la van a sentar, ¡pero fuerte, muy fuerte! Y que a Paloma Rachel Aguilar, cuando platicó con ella, lo único que le interesó fue “el financiamiento”. Desestima los señalamientos de corrupción en su contra y asegura -contrario a los informes oficiales- que eso “lo están terminando”, pero que ya se sabe que el resultado va a ser que no hay una cuestión de desvío, de robo, de empresas fantasmas”. 

Las anteriores expresiones de la Dra. Rangel Martínez y otras más que vienen a continuación, son parte de una extensa conversación de casi dos horas de duración que sostuvo el pasado lunes 8 de este mes con otra persona. Todo lo ahí dicho quedó registrado en una grabación digital, copia fiel de la cual obra en poder de esta columna.

Cuando la doctora sostiene este diálogo, habían transcurrido cinco días de la reunión celebrada el miércoles 3 en las oficinas del CEN de Morena, en la Ciudad de México, convocada para anunciar que las encuestas la favorecían para ser la candidata, lo que se frustró por el abandono de la mesa por parte de Francisca Reséndiz y su inmediata denuncia a los medios, y porque ante preguntas de otras contendientes Rangel Martínez perdió la compostura y estuvo al borde del llanto. El otorgamiento de la candidatura se anunció formalmente el miércoles 10 de febrero, ya sin la presencia de Reséndiz.

La plática inicia justamente con la pregunta “¿Cómo viste el resultado de la sesión aquella?” (la del miércoles 3). La doctora Mónica responde con un inocultable tono de autosuficiencia: “Yo ya sabía que eso iba a pasar, ya me habían dicho que fuera con mucha prudencia, con mucha paciencia, que no me enganchara, que pusiera mi cara de mensa, porque tenía que deslindarme de algunas cuestiones, sobre todo de que creyeran que Mario (Delgado) me estuviera impulsando; ya sabía que Paloma traía su juego con Citlalli (Secretaria General de Morena) y yo sabía que iban a tronar la reunión…”.

“¿Tu cómo ves el aspecto local, cómo remontar todo el esquema que se está dando, muy complicado para tu llegada?” le preguntan, y Rangel Martínez responde alzando la voz: “¡Ya lo están arreglando, ya lo están arreglando! Vas a empezar a ver como están empezando, desde Moi (Moisés Aarón Cedillo Rodríguez, secretario del comité estatal de Morena), que fue el primero que dijo, ‘no, a ver, tranquilos’. Ya platiqué con él y ya comentamos los esquemas… Por ejemplo a Francisca, ya la van a agarrar con todo lo que ha estado haciendo, y la van a sentar ¡fuerte! Pero ¡fuerte! Porque uno de los principios básicos (sic) es no estar haciendo ese tipo de cuestionamientos, tan fuera de lugar. O sea, a ella la van a jalar y la van a sentar muy fuerte. Ya te darás cuenta. A Paloma (Rachel Aguilar) ya la están dejando transitar, no es cierto que viene apoyada por el Presidente (López Obrador), no es cierto que el Presidente esté de acuerdo; la alborotó Primo Dothé…”.

Unos segundos después vuelve sobre el tema de Paloma en términos poco comedidos: “Mira, ella es una candidata perdedora, y lo sabe. Cuando revisamos el perfil y demás, si ella realmente tuviera estructura, no pierdes como perdió la ultima elección con Andrés Manuel (2018) en la boleta, con 24 mil votos de diferencia contra Josefina (Salazar Báez, en el V distrito electoral federal)”. 

Luego de reiterar que ella, Mónica Liliana Rangel Martínez, ya sabía que Paloma iba “a reventar” la reunión del miércoles 3, porque “lo que sí sabe hacer es crear conflicto dentro de los grupos de Morena”, narra parte de una conversación que sostuvieron unos días antes: “Yo soy de pocas palabras, si tú eres (le dijo a Paloma) yo te voy a apoyar: lo único que te pido es que en este proceso no nos estemos agrediendo, que lo hagamos de manera ejemplar y que no nos estemos peleando. Según la propia doctora, Paloma le respondió “Si yo soy la candidata ¿qué puedes aportarme a la campaña?”, a lo que Rangel Martínez le puntualizó “Pues tengo estructura, financiamiento, programa de trabajo. Es lo que te puedo aportar”, En respuesta Paloma le dijo: “El financiamiento es lo que me interesa”. Añade la doctora una reflexión propia: “(Me) dije, no pues estás pelas mana, para esto se necesitan billetes, independientemente de que puedas ser buena candidata, lo que tú quieras, si no traes billetes en la bolsa no avanzas; cuesta, esto cuesta, cuesta mucho…”.

Se explaya la candidata morenista: “Yo soy muy estructurada y siempre voy jugando a pasos, a pasos muy claros. No juego sola, obviamente, juego agarrándome de personas fuertes, que deciden, que toman decisiones, y también aquí localmente, obviamente, del Gobernador. No voy a avanzar sola, nunca. Entonces, a mi todo lo que me han dicho que va a pasar, así como me lo han planteado así se ha presentado el esquema; hasta lo de esa reunión me dijo (el Gobernador Carreras), usted no vaya a gritar, no. Es más, si puede aventar la lagrimita, aviéntela. Hay, por favor (respondió la doctora), yo nunca lloro; mejor pídame que le haga un hospital, ¡por Dios! Me dijo (el gobernador), doctora esto es política, suelte la lagrimita. ¡Hijo de su madre¡ dije (la doctora) pues bueno, ya empecé a soltar la lagrimita; a ver en qué momento la suelto, mano. Para mi llorar es, es… Hasta me dijo el Gobernador, en algún momento pues tómate un curso porque vas a tener que hacerlo en algún momento, y yo dije a ver a ver. ‘Sí ya sé (habría dicho el Gobernador, según la doctora) ni yo te he doblado, ni yo te he doblado pero ahorita debes hacerlo, ni modo, si tienes que soltar la lagrimita, suéltala’. ¡Mta madre! Pues bueno, pues a soltar la lagrimita…”.

Añade: “Uno va respondiendo a los pasos que te van marcando, ya después que salí entendí muy bien el tema, porque no te dan el panorama completo, lo debo ir leyendo, pues la intención era despegarme de que Mario me estaba impulsando o imponiéndome, y que me vieran como un ente aislado…”.

¡MIÉNTEME MAS!

Le preguntan cómo piensa remontar los señalamientos de corrupción en su contra y rápido responde: “¡No hay tal, no hay tal! Se le insiste en que mucha gente asegura que tiene pendientes que no están resueltos. Ofrece una respuesta un tanto extraña: “Ese es un tema que empezó Lupillo (J. Guadalupe González Covarrubias, portavoz de la organización Ciudadanos Observando), en razón de que me veían que yo podía originarles una situación, realmente de una participación, pensaban que en el PRI, pero mi tema nunca fue el PRI. Yo llevo dos años trabajando para que me pudieran invitar a esta inscripción. Yo me pegué al Gobierno Federal, porque yo sabía que en el PRI no me iban a dejar pasar nunca, nunca, porque nunca he sido de ellos, y lo sabes. Tan es así que nunca me afiliaron”. (La doctora miente. Tan estuvo afiliada que obtuvo el rango de consejera política estatal, el que no se puede otorgar a alguien que no este inscrito en el padrón del partido. Más aún, si no hubiera estado afiliada, entonces ¿a qué renunció por escrito en noviembre pasado?).  

“Mejor te hubieras metido a Morena, para mitigar un poquito el trancazo de ahorita”, le plantean en la conversación, a lo que la doctora responde categórica: “Si yo hago eso, entonces causo escozor entre los empresarios. Yo no puedo ser de izquierda, si yo llegó como morenista, el escozor de los empresarios sabes cómo iba a estar; le tienen pánico a Morena”. 

Pregunta: ¿Entonces cómo piensas definir la estrategia de campaña, fuera de la izquierda? 

Respuesta: “No, pero con la tranquilidad de los empresarios; a ellos les da más tranquilidad que vaya Mónica Rangel a que vaya Paloma, porque saben que ella si es súper radical y no va a ganar, se van a ir con Octavio o hasta con el Pollo”. 

A la interrogante “¿Ya tienes acuerdos con los empresarios?” responde tranquilamente: “Ya he estado platicando con varios de ellos, pero sobre todo aquí hay alguien más importante y es Juan Manuel Carreras, quien tiene que cuidar su séptimo año. El Pollo no le garantiza nada, y Octavio Pedroza no era el candidato ideal. Dentro de esa visión yo también estoy teniendo aperturas (con los empresarios) a través del Gobierno. Sí, tengo que racionar la izquierda. Soy de centro/izquierda”.

Se le insiste una vez más sobre los señalamientos de corrupción en su contra, a lo que ella reacciona minimizándolos: “Hay temas administrativos como en muchas dependencias que manejan más de cuatro mil millones de pesos; temas de que faltó una firma o falto esto, y ya se están resolviendo, pero ni un peso, ni un peso, todos los entregables están. A ver, tu crees que si esto fuera cierto, el Gobernador no hubiera tomado cartas en el asunto…”.

Pregunta: “¿Ya está solventada toda la auditoría?”

Respuesta: “La están terminando, la están terminando, pero sabemos perfectamente que el resultado va a ser que no hay ninguna cuestión de desvío, de robo, de empresas fantasmas”. (Apenas ayer Pulso informó en su nota principal que de casi 600 millones de pesos observados a la Secretaría/Servicios de Salud estatales, de los ejercicios 2017 al 2019, por la Auditoría Superior de la Federación, solamente ha logrado justificar 124 millones. Es decir, tiene pendientes, más de 470 millones de pesos. Por separado, la Auditoría Superior del Estado tiene observaciones pendientes de desahogar por la doctora que suman otros cientos de millones de pesos). 

Hasta aquí por hoy. El contenido de esta columna corresponde aproximadamente a la cuarta parte del total de la grabación. Si nada lo impide, las próximas semanas continuaremos con el tema. Hay cosas interesantes, reveladoras, curiosas y extrañas.

En días recientes me di a la tarea de conversar en confianza con algunas personas que en distintas etapas de su carrera han trabajado con la doctora Mónica Liliana Rangel Martínez, hoy candidata del partido Morena a gobernadora del Estado, para tratar de establecer un perfil lo más certero posible de su personalidad. El resumen sería el siguiente: es una mujer inteligente, muy trabajadora y conoce a fondo su profesión y sus responsabilidades oficiales. Miente mucho, excesivamente, lo hace de manera compulsiva; suele dar un trato poco comedido y en ocasiones despótico a sus subordinados, y no le hace el feo al dinero fácil.

 

Hasta el próximo jueves.