Enero frío y rojo

"En las mañanas de enero, 

ni se dan los buenos días, 

ni se quita el sombrero".

Todavía no llegamos a la primera quincena de enero y ya han ejecutado a ochocientas ochenta personas. Un promedio de setenta y tres personas diarias. Los Estados que alteran el panorama delictivo y representan desde siempre una crisis de seguridad por matanzas son: Guanajuato, Baja California, Zacatecas, Veracruz y Jalisco.  

En una consultoría que ofrecí a principios de año, me preguntaban mis clientes dedicados al almacenamiento de productos nacionales y su distribución. 

-¿Oiga, cree que para este año podemos ya bajar un poco el tema de gastos en la protección y seguridad de las bodegas y camiones? –No, este año en particular menos, se va a registrar como uno de los más violentos de la historia de México.- Les conteste.

Y es que miren estimados lectores, una política criminal de "cero tolerancia" para reducir los índices de homicidios dolosos, como lo han hecho en otros países, es simplemente políticamente incorrecto e impopular en  nuestro país.

Me explico, control de ingreso de armas de fuego en las fronteras, verificar sistemática, metodológica y anti-corruptiblemente nuestras fronteras es simplemente imposible. Tenemos las fronteras más porosas del mundo. Aduanas y Migración son unas entelequias burocráticas.  Reducir la posesión y portación de armas de fuego tendría que ser una de las primeras acciones favorable de contención de la violencia y homicidios por armas de fuego, esto por un lado. El otro asunto, las armas de fuego que ya se encuentran dentro del territorio,  en el mercado negro y en manos de organizaciones criminales. Las campañas de despistolización, son eso "campañas publicitarias", no funcionan a decir de los mismos militares, el dilema es la voluntad de los ciudadanos de entregar sus armas de fuego, de querer hacerlo. Los "ciudadanos de bien", que por casualidad tienen un arma vieja y oxidada en sus casas y que la noche de año nuevo quieren dispararla, se dan cuenta que ya no funciona, así, entre pistolas viejas, escopetas y rifles entregadas por artículos domésticos, se va la vida y el tiempo, porque cada vez menos ciudadanos entregan sus armas, aunque vejas e inservibles, prefieren conservarlas como "protección". 

El otro tema, es contar con un sistema de información criminal básicamente de homicidios por armas de fuego como una forma de prevención de geo-inteligencia. ¿Han visto Ustedes una presentación del mapeo de homicidios dolosos a nivel nacional? Bueno, da dolor de cabeza seguir las líneas y los colores que suben y bajan, ni ellos les entienden. No basta el punto rojo en el mapa, sino en la "colonia focalizada", para la distribución con ocupación real de con contención de todo el "aparato de seguridad"  (Militares, Marinos, GN, Estatales y Municipales), antes, durante y después, estar ahí, en el momento justo. Patrullar, dar vueltas, filtros de revisión, no resuelven el problema, son palos de ciego.     

Lo anterior operado desde lo local, aunque -no se cuente con un aeropuerto internacional como el de Veracruz-, no importa si no se tiene frontera, los Gobernadores tienen policía Estatal, Fiscalías y cárceles, "ahiga sido como ahiga sido".

TAPANCO: O, se puede optar por "ayuda" criminal, lo han hecho en otros países, una organización criminal (controlada por el gobierno), mediadora y ejecutora que nivele las ejecuciones, levantones, desapariciones, extorsiones, secuestros, etc., una especie de aniquiladora criminal de otras fuerzas criminales desestabilizadoras. Digo.   

Francisco.soni@uaslp.mx

Twitter: @franciscosoni