Engañoso etiquetado

"Hay dos maneras de ser 

engañados. Una es creer lo que no es verdad, la otra es negarse a aceptar lo que sí es verdad. 

Søren Kierkegaard

No tiene nada que ver con la salud. El propósito del gobierno y de los activistas que han promovido una nueva norma de etiquetado para alimentos procesados, la NOM 051, es simplemente ideológico. Buscan frenar el consumo de alimentos procesados porque los fabrican las "empresas capitalistas", sin preocuparse por las garnachas u otros alimentos que hacen mucho más daño a la salud. 

El etiquetado de la NOM 51 no ofrece ninguna información sobre el contenido de los productos. Su propósito es atacar a la industria generando temores con advertencias alarmistas de exceso de calorías, azúcares, sales o grasas. Las etiquetas no dan datos que permitan llegar a un consumo más saludable. Las advertencias se lanzan solo contra los alimentos procesados, no contra las garnachas, los fritos o los dulces que no son comercializados por empresas formales. No hay ningún interés en informar al consumidor. 

Este 26 de febrero el juez séptimo de distrito en materia administrativa suspendió provisionalmente la aplicación de la NOM-051 porque encontró "dudas razonables sobre la transparencia y legalidad del proceso de discusión y aprobación". Las secretarías de Economía, Salud y Cofepris, que han impulsado la norma, respondieron el 1ro de marzo con un curioso comunicado: "Se respetarán en todo momento las resoluciones del Poder Judicial de la Federación, en el entendido que la suspensión es provisional e incluso ya fue impugnada para su revisión ante las autoridades jurisdiccionales superiores". Pero el gobierno siempre tiene la obligación de respetar las decisiones judiciales. Si la suspensión no fuera provisional, ¿entonces ya no la respetaría? 

Las autoridades sostienen que su objetivo con la NOM 051 es reducir el sobrepeso y la obesidad para cuidar la salud de los consumidores, pero su parcialidad queda de manifiesto porque solo se preocupan por los alimentos procesados y no por otros que tienen consecuencias mucho más dañinas para la salud. Como su etiquetado no contiene cifras precisas sino simples advertencias contra casi todos los alimentos procesados, producirá saturación y puede provocar un mayor consumo de calorías, azúcares, sales y grasas. 

La experiencia de otras acciones ideológicas revela lo ineficaz de esta estrategia. En México se han aplicado impuestos punitivos a refrescos y alimentos con alto contenido calórico. Esto provocó una baja del consumo, pero no fue duradera. La venta ha crecido ahora, pero con una mayor carga fiscal, la cual ha sido particularmente pesada para las personas de menos recursos. Ni el sobrepeso ni la obesidad se redujeron. 

No hay razones para pensar que el engañoso etiquetado de la NOM 051 tendrá resultados diferentes. Aunque logre generar miedo en el corto plazo, los consumidores volverán tarde o temprano a sus productos favoritos, pero ya sin el etiquetado anterior, más preciso e informativo, para tomar mejores decisiones nutritivas. Quienes comen garnachas y productos fritos no procesados también lo seguirán haciendo, sin ningún etiquetado que les advierta los riegos para su salud. 

Si el gobierno quisiera realmente combatir el sobrepeso y la obesidad, debería impulsar una campaña de educación para que la gente aprenda a tener una alimentación equilibrada. Pero esa no es la prioridad de los activistas de dentro y fuera del gobierno. Lo que quieren es atacar a los capitalistas que producen alimentos procesados. 

Cigarrillos

El gobierno ha prohibido la importación de cigarrillos electrónicos. No prohíbe los de tabaco, mucho más dañinos, pero sí los electrónicos, que muchos usan para reducir su dependencia de aquellos. No ha aprendido que las prohibiciones no solo son injustas, sino ineficaces.