Familia y escuela Capítulo 51: El tiempo (XI)

¿Se puede planear la enseñanza a mediano y largo plazo? es decir, sin que ya estemos presentes, ¿podemos educar a personas de los tiempos futuros?

Desde luego que es posible.

Cápsula del tiempo: se dice del lugar en donde se depositan artefactos, utensilios y diversos elementos del contexto actual, con la finalidad de mostrar a las generaciones siguientes, las formas de vida, expresiones culturales, elementos sociales cotidianos y muchas cosas más, que nosotros vivimos y practicamos; para que, por esta vía, demos una lección y les enseñemos quiénes somos, como base para el entendimiento de su origen.

Esta idea para nada es actual, dado que encontramos diversas formas de elaborar estas cápsulas; seguramente, los hombres conformados en los primeros grupos sociales, dejaron su legado en pinturas en las paredes de cuevas o en grabados en piedras, imaginando cómo nos enseñarían sus experiencias y su coexistencia con otros seres vivos. Ahora sabemos, de primera mano, que cazaban, pescaban y sobre todo su relación con la naturaleza.

De manera más tradicional, las encontramos en ollas de barro, en cofres de madera, en recipientes metálicos y otros materiales; conservadas bajo tierra, empotradas en muros o guardadas en la bodega o desván de alguna vivienda; hasta lo más actual, en archivos electrónicos depositados en carpetas, contenidas en computadoras, discos duros, memorias USB o en teléfonos celulares y hasta en la ahora conocida como: "nube".

De inicio podríamos encontrar dos fuentes para la elaboración de éstas: las que fueron creadas con el objetivo directo de enseñar y mostrar lo guardado y, las que, sin ser elaboradas con esa intención, fueron acumulando y guardando objetos, de forma tal que, al dejar de existir quedó su legado ahí escondido,  esperando que si alguien lo descubre sepa apreciar y aprender de él.

Para el primer caso, encontramos los mejores ejemplos en las tumbas, como el caso de Egipto o en Palenque, Chiapas, con los Mayas (solo por mencionar algunos); en donde, con toda intención, se hacía acompañar a los difuntos de clases sociales encumbradas, de los utensilios, artefactos y tributos, que en "su futuro" iban a necesitar, para su tránsito hacia "el más allá", enseñando y mostrando su rango, como una lección de respeto y poderío.

De igual forma, encontramos ejemplos académicos y culturales, en las urnas llenas de elementos del contexto actual, selladas y etiquetadas con lugar y fecha, creadas por instituciones académicas o gubernamentales, depositadas en plazas cívicas o planteles escolares.

Incluso, encontramos evidencia de la especie humana, en los vehículos espaciales, esperando hallar en su viaje al infinito, a alguien que en el futuro aprenda y comprenda de nosotros, los habitantes de la tierra.

Por otro lado, tenemos múltiples ejemplos de espacios y recipientes, que con su contenido y sin proponérselo, dan lecciones hacia el futuro: 

De Francisco Gabilondo Soler "cri cri": "toma el llavero abuelita y enséñame tu ropero con cosas maravillosas y tan hermosas que guardas tú ...Ay, qué bonita espada de mi abuelito el coronel, deja que me la ponga y entonces dime si así era él ...Dame la muñequita de grandes ojos color de mar, deja que le pregunte a qué jugaba con mi mamá..."

Directora de primaria, 30 años de experiencia: "...no puedo creer lo que encontré en el archivo de la escuela. ¡Tantas cosas!, fotografías de eventos y de todas las generaciones de alumnos y maestros que han pasado por aquí, libros antiguos, notas y reportes de padres de familia, actas de reuniones, diplomas y trofeos. La verdad es un verdadero tesoro" 

Padre, madre de familia: ¿has considerado crear tu propia cápsula del tiempo?¿estás consciente de que lo que guardes, quieras o no, se convertirá en evidencia de tu persona, de tu forma de vida, para los hijos de tus hijos y los hijos de éstos?

Maestra, maestro: ¿cuántas generaciones de alumnas y alumnos has atendido? ¿cuántas más atenderás? ¿has creado la cápsula del tiempo que muestre su paso por tu grupo y por esa escuela?  algún día ellos regresarán y la buscarán; incluso, cada uno de ellos ya de adultos, al paso del tiempo, revisarán todas las notas, mensajes, números que pusiste en sus cuadernos; aún más, buscarán esa cápsula en su archivo mental, recordando tu forma de ser con ellos, la manera en que les hablabas, les llamabas la atención o les dabas la confianza necesaria para continuar.

Enseñar hacia el futuro, usando la herramienta de la cápsula del tiempo, es una lección integral de vida, una explicación de quiénes fuimos, qué ideas teníamos, qué aficiones y por qué eran nuestras costumbres y formas de actuar así; cómo vestíamos y nos peinábamos, qué vicios y adicciones practicábamos, de qué nos enfermamos y una infinidad de cosas más.

¿No la has elaborado?, no te preocupes, porque sin saberlo, la estás construyendo todos los días.

Comentarios: gibarra@uaslp.mx