Guardia por Policía

"Mi abuelo decía que nos jodemos cuando empezamos a cambiarle 

el nombre a las cosas: 

Huevos por blanquillos".

"Una Película de Policías", y no me refiero al magnífico documental de Alonso Ruiz Palacios. Apunto a que desde la dominación española que se introdujo el modelo de policía francés, ha sido toda una película en blanco y negro el rudimentario desarrollo de las instituciones de seguridad pública. En el cual el policía, el principal protagonista del guion cinematográfico, hombre y mujer por igual, han sufrido toda serie de corrupciones, vejaciones, humillaciones y hasta asesinatos por fuego "amigo". 

Cámara, acción. Al parecer, por fin han hallado el problema histórico que lastima a México desde el siglo XVI, y es lo que ha ocasionado que no se avance en el tema de la inseguridad, la pus, el grano que duele, lastima y hace ver vergonzosamente a México ante sí mismo y ante el mundo, es la perversa palabra "Policía".

Hagamos un nuevo filme. Sí, la palabra Policía, ese adjetivo que califica y que no demuestra la cualidad verdadera, un calificativo muy negativo a cuestas. Ahí está la génesis del problema policial mexicano, las policías, su léxico y sus derivados, la tira, la chota, los pitufos, los tecolotes, los tamarindos, los azules, los polizontes, etc.

Ya no gusta ni cabe la palabra policía, se oye mal fonéticamente, al pronunciarla es sinónimo de corrupción, de naco, de indígena, de corriente, de ignorante, urge cambiarle el apelativo. 

"Una película de Guardias", próximamente, nuevos actores y protagonistas. Así, se ha transitado al siglo XXI con cada ocurrencia de definiciones conceptuales para tratar desde lo semántico, modificar la imagen de la policía y llegar a esa palabra mágica que hará las cosas diferentes en seguridad pública y por qué no, también en justicia, el vocablo "Guardia". 

-Todos a partir de ya, serán llamados Guardias, no Policías, hombres y mujeres anti corruptibles, bien preparados en las armas, corpulentos, altos, ya no más chaparros ni panzones. Guardias con uniformes nuevos y diferentes, simbología subliminal en escudos e insignias, patrullas balizadas y cromáticas que causen un impacto visual en el ciudadano de a pie-.

Guardias, pero de extracción militar, no civiles, esos no obedecen. Súper e híper capacitados en la teoría y en la práctica en el uso de la fuerza primordialmente, primeros auxilios, protección civil, funciones de primer respondiente, derecho penal, derechos humanos, perspectiva de género y de pasadita procedimientos policiales, en ese orden, ¿proximidad social? Pues, ya veremos...     

TAPANCO: -Oiga patrón, pero si la palabra "Policía" desde 1737 el diccionario de la lengua de la Real Academia española la ha definido: "Como la buena orden que se observa y guarda en las ciudades y republicas, cumpliendo con las leyes y ordenanzas, establecidas para su mejor gobierno, viene del latín vel civiles y se relaciona con la disciplina política, aparte tiene connotaciones de cortesía, buena crianza y urbanidad en el trato y la costumbre". 

Y Guardia, pues, es un conjunto de solados o gente armada que asegura la defensa de una persona o de un puesto, estrictamente, defensa, custodia y protección-. 

-Me vale-.

Francisco.soni@uaslp.mx 

Twitter: @franciscosoni