Mirador

Historias del señor equis y de sus

vicisitudes con el Régimen actual.

-Estornuda.

Esa orden le dio el Funcionario del Régimen al señor equis:

-Estornuda.

El señor equis no puede estornudar a voluntad. Nadie seguramente puede hacerlo. Así, no estornudó.

-Estornuda -volvió a ordenarle el Funcionario.

El señor equis intentó estornudar pero no pudo hacerlo. Le salió un ruido que ni remotamente parecía un estornudo. 

-Estornuda, te digo -se impacientó el Funcionario del Régimen.

El señor equis, angustiado, se atrevió a preguntar:

-¿Por qué quiere Usted que estornude?

Se dignó responder el Funcionario:

-Para decirte "salud". En cuestión de salud eso es lo único que ahora podemos hacer por ti. Decirte. "Salud".

¡Hasta mañana!...