Chocolatería Godiva expande sus horizontes

NUEVA YORK (AP) — Godiva quiere ser algo más que una chocolatería que vende sus productos en cajitas doradas para regalos.

La empresa belga se propone abrir 2,000 cafés en los próximos seis años que ofrecerán un menú con cosas como "croiffle", una mezcla de croissant y waffle rellena de queso o chocolate y cocinada en una waflera. También tendrá una lista ampliada de cafés, una nueva colección de tés y comida para llevar, como sándwiches y helados de yogur.

Esta es la primera incursión de Godiva en el ramo de las comidas preparadas. El primer local abrió esta semana en Manhattan y es parte de un ambicioso plan de crecimiento ideado por la CEO Annie Young-Scrivner, quien asumió el liderazgo de la empresa en el 2017 tras ocupar un alto cargo en Starbucks. Su meta es quintuplicar los ingresos para el 2025.

La empresa, propiedad del conglomerado turco Yildiz Holding AS, no informa sus ventas ni ganancias, pero según informes generó mil millones de dólares en el 2017. Espera que los cafés representen el 40% de sus ventas en los próximos cinco años. Un tercio de estos cafés estarán en Estados Unidos.

Godiva cifra grandes expectativas en Asia y el Medio Oriente, donde la gente prefiere sentarse a comer en lugar de llevarse algo para comer en la oficina, según Young-Scrivner.

Actualmente Godiva tiene 800 locales en 105 países. Pero solo vende cajas de chocolates, fresas cubiertas de chocolate, helados y café de filtro.

Y quiere ser algo más que una chocolatería que produce regalos para el Día de los Enamorados.

"Somos muy fuertes en ese terreno, pero queremos expandirnos y hacer negocio todos los días", manifestó Young-Scrivner en una entrevista telefónica con la Associated Press.

Algunos de los negocios ya existentes serán convertidos en cafés, pero Godiva no se limitará a los centros comerciales y abrirá también puestos en aeropuertos y en la calle. Young-Scrivner dice que cree que Godiva puede sobresalir entre todos los cafés que hay ahora por su tradición, que se remonta a 1926, y porque ofrece productos de alta calidad.

Thierry Muret, a cargo de la producción de los chocolates de Godiva, dice que ha estado ensayando comidas y bebidas para el nuevo menú por un año. Indicó que le tomó ocho meses conseguir la mezcla justa de café para combinar con sus chocolates.

Cada café tendrá el menú básico y platos para el gusto de cada región. Muret dice que se tratará de satisfacer la demanda de comidas frescas que no toma mucho tiempo preparar.

"Todo el mundo está apurado, nadie tiene tiempo para nada. Queremos respetar eso", declaró. "Pero también queremos ofrecerle a la gente todo lo bueno que tiene Bélgica".