Famosas ostras de Apalachicola no volverán a la mesa de Florida hasta 2025

Famosas ostras de Apalachicola no volverán a la mesa de Florida hasta 2025

Miami, 17 dic (EFE).- Las apreciadas ostras que se recogen en la bahía de Apalachicola, en el extremo noroeste de Florida, no podrán volver a disfrutarse a la mesa hasta finales de 2025, debido a la alarmante disminución de su población en estas aguas. 

La medida, que prohíbe la recolección temporal de ostras en este bello paraje de costa, fue tomada el miércoles por la Comisión para la Conservación de la Vida Silvestre y la Pesca (FWC) de Florida y supone, sin duda, un duro golpe para la industria local y los negocios de restaurantes. 

Esta bahía situada en el conocido como Panhandle produce cerca del 90 % de las ostras que se consumen en Florida y el 10 % en el resto del país. Es el último lugar de Estados Unidos donde, por ley, las ostras silvestres se recolectan mediante un sistema artesanal de palas en forma de rastrillo desde pequeñas embarcaciones. 

La FWC votó por unanimidad prohibir la recolección de ostras como medida necesaria y urgente para la "restauración y recuperación de la población de ostras" en la citada bahía.  

Una serie de modificaciones que, según el comunicado de este organismo, incluye la "suspensión temporal de toda recolección" de estos moluscos y la "prohibición de posesión en el agua del equipo" de extracción de ostras hasta el 31 de diciembre de 2025. 

Sin embargo, estas medidas no se aplicarán a las operaciones de acuicultura de este clásico marisco cuya población ha ido declinando en la bahía de Apalachicola desde 2013 y, en estos momentos, "ha colapsado". 

"Los cierres son difíciles y son el último recurso para nosotros", indicó en el comunicado el presidente de la FWC, Robert Spottswood.  

Pero hay una buena noticia: la subvención de un 20 millones que ha destinado el estado de Florida para su recuperación permitirán "restaurar la bahía y la industria pesquera, hacer que las personas vuelvan a trabajar y volver a donde estábamos", precisó Spottswood.