Platillos de cuaresma que no llevan pescado

Platillos de cuaresma que no llevan pescado
Foto: Especial

El periodo de cuaresma se acerca, y con eso, la comida que no lleva absolutamente nada de carne roja se vuelve la protagonista.

En esta semana, todo lo culinario se transforma en verduras y mucho, pero mucho pescado y marisco, tanto que hasta lo soñamos. Si no eres muy afecto a la comida que se sirve en estas fechas, tenemos la solución. Toma nota, pues te dejamos una lista de 10 platillos de cuaresma que no son con productos del mar.

1. Tostada de aguacate: con algún queso de tu preferencia y espinaca baby. Si eres de buen diente y fan del aguacate, este platillo será de tu agrado.

2. Croquetas de papa: una opción ideal para esos días, con una buena porción de salsa (roja o verde) dependiendo de cómo las quieras acompañar.

3. Tacos dorados de flor de jamaica: esta receta vegana, aparte de ser saludable rompe con lo tradicional (tacos dorados de pollo o de res), y le da un toque creativo a la gastronomía habitual.

4. Hamburguesas: pero no precisamente con doble carne, sino de avena. Incluso son perfectas para los pequeños de la casa.

5. Lasaña: rellena de champiñones y espinacas, lo mejor de este platillo es la cantidad de queso que le agregues, suculento manjar para los fans de este lácteo gratinado.

6. Quesadillas: este platillo y antojito nunca puede faltar, con tortillas de maíz o de harina y un muy derretiblle queso Oaxaca, son perfectas para todo tipo de ocasión y fecha.

7. Las pastas: una porción jamás falla, acompañada con queso parmesano o mozzarella es la combinación perfecta.

8. Chile relleno: lo puedes preparar capeado y sin capear, y sustituir la carne por queso, sabe impresionante.

9. Enchiladas: verdes, suizas, rojas, del color y sabor que sean, siempre serán un plato fuerte, rico y muy práctico.

10. Romeritos con mole, exquisito y predilecto entre el paladar de los mexicanos, pueden ir acompañados con nopales, papa o algún otro ingrediente que sea del agrado del comensal.

Como puedes ver, la cuaresma no tiene por qué ser un calvario culinario, los platillos que no son con pescado, también saben delicioso.