Emiten recomendaciones para evitar accidentes en el hogar

Emiten recomendaciones para evitar accidentes en el hogar

Después de los accidentes de tráfico, los accidentes en el hogar cobran cada año un gran número de vidas, además de dejar a personas con discapacidad y lesiones de todo tipo, por ello son la segunda causa de mortalidad principalmente en los menores de edad y en los adultos mayores. Por ello la Secretaría de Salud de Gobierno del Estado está en coordinación con otras dependencias de atención de emergencias en alerta para cualquier emergencia, informó el técnico en Urgencias Médicas Juan Daniel Rubio Hernández, coordinador Estatal del Programa de Prevención de Accidentes.

Además dio a conocer que los accidentes se pueden prevenir por lo menos en más del 90 por ciento de los casos, por esta causa, a nivel mundial se mueren 1.2 millones de víctimas en el año, por lo que es de suma importancia que los potosinos refuercen las medidas preventivas en casa.

En el hogar se debe estar atento de las actividades que realizan los niños dentro y fuera de la casa, por lo que aconsejó no dejar al alcance de los infantes: sustancias químicas, objetos punzo cortantes, medicinas, armas, cerillos, la plancha caliente y todo aquello que pueda ocasionar algún accidente.

"Estadísticamente el lugar más peligroso para los niños en el hogar es la cocina, por lo tanto se debe evitar que los niños estén en este espacio sin la supervisión de un adulto", advirtió.

Detalló que es importante prevenir quemaduras, esto derivado del consumo de líquidos calientes, por ejemplo: caldos, cafés, así como tener cuidado en el manejo y traslado de las parrillas calientes, por lo que exhortó a evitar siempre que los niños se encuentren cercanos o por los sitios del traslado de la comida caliente.       

Finalmente recomendó no saturar los contactos de luz con aparatos electrodomésticos, así como verificar que éstos se encuentren en buen estado ya que de lo contrario, puede generarse un incendio a causa de un corto circuito.  También hizo un llamado de responsabilidad del uso telefónico del 911 y evitar bromas, ya que implica la movilización de recursos y la falta o retraso de atención a personas que realmente lo necesitan.