Garantiza COEPRIS permanente vigilancia sanitaria a productos cárnicos

Garantiza COEPRIS permanente vigilancia sanitaria a productos cárnicos

Dentro de las acciones de vigilancia que realiza la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), a través de operación sanitaria se han realizado desde enero del presente año a la fecha, un total de 952 visitas de verificación a puntos de venta y de establecimientos de productos cárnicos, empacadoras de carne y de sacrificio de animales para abasto.

Durante los operativos de vigilancia se realizaron 385 tomas de muestra del producto para su estudio en el laboratorio estatal, y se realizaron 16 aseguramientos con un total de 50 mil 717 kilogramos de producto cárnico, el cual se mantiene en resguardo en condiciones óptimas y que por tratarse de un producto perecedero las acciones son prioritarias para garantizar al consumidor un producto de calidad.

Al contar con los resultados de las pruebas, y acorde a las mismas, el personal especializado dictamina qué procede del producto, por lo que, de la totalidad de muestreos realizados en los casos de resultados de productos no óptimos, se vigilan 317 destrucciones con una totalidad de 1, 956 kilogramos de productos cárnicos, y se suspenden actividades en 15 sitios hasta que estos cumplan los criterios de sanidad básicos e indispensables para la venta de un producto seguro a la población, ubicados principalmente en la capital del Estado.

En seguimiento al uso ilegal del clenbuterol, se lleva a cabo un programa de vigilancia a través del cual se han realizado 65 muestreos de esa sustancia en rastros y puntos de venta de cárnicos, con lo que se han asegurado 10 mil 494 kilogramos de producto, la destrucción de 1,199 kilos contaminados con el mismo, y una suspensión total temporal de trabajos y servicios en un rastro particular, con 11 muestras positivas a clenbuterol.

De manera aleatoria, se llevan a cabo 59 visitas de verificación de condiciones sanitarias en rastros municipales y particulares en todo el estado, con el propósito de corroborar que mantengan sus estándares sanitarios adecuados y evitar que se ponga en riesgo la salud del consumidor. Dentro de estas visitas se califica el cumplimiento de aspectos como: las buenas prácticas de higiene; la revisión de documentos que amparen la procedencia del producto, y que el distribuidor o establecimiento esté autorizado para dicho fin. 

Por otra parte, se supervisan también las condiciones sanitarias del establecimiento, el control de fauna nociva y los protocolos de seguridad en salud para disminuir los contagios de SARS-COV-2.