¡Aires mediterráneos en casa!

Época de pandemia

¡Aires mediterráneos en casa!
La temporada del verano nos permite transformar con aires de libertad y frescura nuestra casa.

Este año, por el confinamiento generado por la pandemia del Coronavirus, te lleva a analizar cómo regresarle el estilo mediterráneo, que tanto te atrae a las áreas del hogar.

Habrá que decidirlo, junto con tu familia, quienes igual te ayudan a realizarlo.

Las tendencias son marinera y tiene que ponerle manos a la obra.

MARINOS

Para que tu casa se contagie de esta decoración, no dudes en dar pinceladas marinas, peces, corales, estrellas de mar, en telas, vajillas y adornos, para que estén presentes, de forma sutil.

Recuerda que la contención siempre es buena aliada de la elegancia.

CONECTADO AL EXTERIOR

Estamos ante un estilo decorativo que vive mirando siempre por la ventana y que deja que el exterior y el sol invadan cada rincón.

Opta por modelos de tejidos ligeros y en colores claros en tus cortinas; saca partido al efecto de los espejos y apuesta por materiales que la reflejen y multipliquen, como el cristal.

TONOS AZUL 

Como el mar o como el cielo, tú decides.

El azul es, sin duda, el color preferido de la decoración mediterránea.

Aunque el claro es el más usado, el celeste, el marino, el lapislázuli, el turquesa.

Puedes utilizarlo en pequeñas dosis o convertirlo en protagonista absoluto de tus estancias.

Para compensar este universo azul, ningún color ofrece mejores resultados que el blanco.

SENCILLEZ

Para que luzca su versión más auténtica, muéstrale tal y como es, con paredes encaladas, muros de piedra, suelos de barro, arcos que comunican estancias.

Este estilo posee un marcado acento rústico que potencia su calidez y su belleza, ¡no lo escondas! Una decoración sencilla en tonos claros, con materiales naturales.

CROMÁTICO

Dentro de este estilo decorativo 100% veraniego, no hay binomio cromático que funcione mejor y que vincule al instante la decoración de interiores con un look específico. 

Equilibra y compensa cualquier exceso, multiplica la luz natural, transmite calma y te traslada directamente a tu área preferida. 

Una alfombra, un cuadro, los cojines del sofá, un pavimento hidráulico.

Para que este estilo se incorpore a tus estancias de manera natural, apuesta por pequeños toques, que transmitan las sensaciones, pero no transformen tu vivienda urbana en la casa de la playa.

Se puede tener aire mediterráneo, con tu personalidad.

PLAYERO

Puedes reunir en tu habitación los elementos necesarios para hacerte saltar de la cama a la playa, sin tener que quitarte la pijama. 

Decorado en azul y blanco, su ropa de cama con peces, suelo hidráulico y paredes forradas de madera crean el refugio perfecto para unas vacaciones en casa.

ELEMENTOS NATURALES

Lo natural es el elemento principal de este estilo en calma, que con su calidez te invita a quedarte en casa durante las horas más calurosas del día.

En estos ambientes, las fibras vegetales, como mimbre y ratán, y los materiales como la madera, especialmente sin tratar o reciclada, son los

 mejores acompañantes.

Utilízalos en elementos secundarios, como lámparas o alfombras; también en mobiliario, paredes y pisos.

TONOS NEUTROS

El estilo mediterráneo no solo ve la vida en azul y blanco, sino que encuentra en colores como el beis, un buen aliado deco.

En unión de vigas de madera y paredes encaladas, los tonos neutros atrapan dentro de casa la belleza, la calma y la frescura de esta propuesta.

JARDÍN

La esencia mediterránea se encuentra como pez en el agua al aire libre, en un porche con encanto que apueste por un mobiliario cálido de madera y bambú.

La vajilla para montar la mesa de verano y los accesorios deben ir en consonancia, usando el color azul y los motivos marineros.

ARTESANALES

Su vinculación a la tierra y a un estilo de vida tranquilo le conecta directamente con los objetos artesanales, realizados a mano con materiales naturales y, a menudo, imperfectos. 

Jarrones y adornos de cerámica, damajuanas y piezas de madera reciclada ponen una nota de autenticidad y de calma a las estancias.