Arzobispo de San Luis Potosí bendice la primera piedra de la parroquia San Agustín del Pedregal

Edificarán una construcción innovadora

Arzobispo de San Luis Potosí bendice la primera piedra de la parroquia San Agustín del Pedregal

En una ceremonia especial, se bendijo la primera piedra de lo que será el templo definitivo de la parroquia San Agustín del Pedregal, tras 8 años, desde que el sacerdote Salvador González Vásquez, llegó a realizar su labor pastoral, en esta área de la ciudad.

Don Jesús Carlos Cabrero Romero, arzobispo de San Luis Potosí presidió el emotivo evento, donde destacó que este esfuerzo de los fieles católicos, será trascendental para sus vidas, al tener un nuevo recinto de paz, armonía y reflexión.

Expresó reconocimiento al Grupo Desarrollador, por su aportación con el terreno, donde se edificará el templo, - funciona provisionalmente, en otra área de la zona, desde hace años-, con lo cual vendrá a resolver uno de los anhelos que incrementarán la calidad de vida, entre la sociedad potosina.

Al igual, reconoció la perseverancia del presbítero González Vásquez, para que este proyecto del templo se construya.

Los arquitectos, Salvador Macías Peredo, de la Ciudad de Guadalajara y Manuel Cervantes, de la Ciudad de México, responsables del diseño y construcción de la parroquia, destacaron su compromiso de realizar una obra que identifique a los potosinos, donde a través de su experiencia profesional, integrarán principios arquitectónicos, valores y la esencia de tener una permanente reflexión con Dios, en una zona de amplio silencio, en un contexto actual y con avanzada tecnología.

La extensión del templo está por definirse, derivado de la ubicación, donde también se realizará un proyecto integral de servicios.

Estuvieron, Javier García Navarro y Alejandro Anaya Mares, del Grupo El Pedregal; el presbítero, Erasmo Valero, que es el decano del Decanato Benedicto XVI, como los integrantes del Patronato de la Parroquia.

Al final, el presbítero Salvador González, agradeció a la audiencia, por su compromiso de servicio, en bien de la comunidad.

Recordó las palabras de San Agustín: “reza como si todo dependiera de Dios, y trabaja como si todo dependiera de ti”.